Maneje los cambios de humor de su pareja | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm

Maneje los cambios de humor de su pareja | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-18 05:00:00

Maneje los cambios de humor de su pareja

Seguro su pareja tuvo un mal día en la oficina y no pudo dejar su problema allí. Al contrario, le afectó tanto que lo trajo a casa.
Maneje los cambios de humor de su pareja

Por eso cuando usted abre la puerta lo encuentra hecho un tití. No le responde, no le habla, no quiere comer, todo lo irrita, incluso eleva su tono de voz para pedir cualquier cosa.

Para colmo de males usted se le acerca con las cuentas por pagar o con un reclamo porque no cumplió con alguno de los compromisos que tenía con usted para ese día.

A partir de ese momento las alarmas de ‘incendio’ se encienden porque usted le ha agregado fuego a la pelea.

Enganchados en una discusión sin sentido, usted cae en el mismo juego respondiéndole con frases como “no me importa que tengas problemas en la oficina, ni que yo fuera la causante de eso” o “si te sacaron el mal genio en la calle, conmigo no te desquites”.

Ahí es cuando usted como pareja empieza a cometer errores. Uno de ellos, acrecentar el mal humor de su pareja.

La situación también puede darse a la inversa.

La mujer llega a la casa muerta de rabia porque no fue su mejor día y se encuentra con su pareja esperándola para que le haga la comida y revise las tareas de los niños.

Lo peor es que no pregunta ni cómo le fue y al contrario le recrimina porque tiene hambre y ya es tarde.

Grave error, pues usted lo único que hace es “dejarla pegada al techo” mientras ella se siente la mujer más incomprendida sobre la faz de la tierra.

Si se siente identificado con algunas de las dos escenas, le interesa este artículo.

Debajo de la manga usted puede jugar con cartas que los beneficiaran a los dos.

LA VOZ DEL EXPERTO

Freddy H. CRISTANCHO
Psicólogo social

¿Cuáles pueden ser las palabras claves que rompan ese ambiente tenso o el mal genio de mi pareja?
“Te amo” es una palabra mágica que invoca el amor y deja desarmado cualquier tipo de confrontamiento.

“Perdóname” es una palabra que muchas personas temen decir pero es una gran puerta a la tolerancia, así nuestra posición sea la de tener la razón.

“Eres una persona única” es una frase que engrándese, es una frase que le da importancia a lo que se vive y se siente con esa persona. Lo importante es resaltar lo que más le gusta de la otra persona.

Muchas personas no saben manejar el grado de ansiedad e irritabilidad que les produce un momento tenso, pero es realmente importante bajar la tensión a los enfrentamientos para lograr un buen desenlace. Para eso resalte lo positivo de la otra persona sin pretender generar cambios o condiciones en su forma de ser o su personalidad. Lo importante es rescatar lo bueno de la otra persona y seguramente las cosas se calmarán.

Preguntas y respuestas

Ana Juliana Becerra
Psicóloga

¿Cómo actuar inteligentemente en este tipo de situaciones? Las variaciones en el estado de ánimo van a existir, pero lo que se puede hacer es aprender a manejarlas, dar tiempo a la pareja para que se calme. Una persona puede estar tan envuelta en sus propios asuntos que se llena de ira, de estrés, se vuelve irritable. Indiscutiblemente cualquier variación del estado de ánimo involucra un tiempo para hablar y organizar sus ideas.

¿Cómo puede abordarse a un hombre con mal genio, cuando poco exterioriza lo que le pasa? Se debe conocer mucho a la pareja, tener claro qué cosas la relajan. Si sabe que el buen humor lo relaja, seguramente llegará y le contará algo gracioso. El hecho es tocar un tema trivial, que le genere un cambio respecto a eso que trae en la cabeza.Muchas veces el hombre prefiere tomarse el tiempo para él, ver televisión, estar con sus hijos como forma de relajación. A otros les funciona tener intimidad en sus relaciones. Puede ser que poco quieran hablar en ese momento pero después habrá un espacio para exteriorizar lo que les incomoda. Darles un espacio ayuda la gran mayoría de veces.

Las estrategias son muchas, por eso es importante identificar si el mal humor se debe a que no ha comido bien, a que tenga dolor de cabeza. Al saber identificar en ellos lo que les enoja, como hacemos con los niños, se puede abordar una estrategia. Lo más importante es preguntarse qué lo puede relajar y si estuvieras en esa situación qué desearías.

¿Llegado el caso de que a la pareja le haya molestado algo en la oficina y no quiera hablar del asunto, es mejor dejarlo así o insistir? Si el hombre no habla mucho necesitará un espacio para que él se calme. En ese caso funcionan muy bien las atenciones, que se le entienda, que se le comprenda. En el caso de la mujer, ella quiere que la escuchen todo el tiempo, por eso es importante que aprenda a autorregularse. Lo importante es que se sienta el apoyo mutuo para que baje la agresividad. Sin embargo, el problema está cuando un hombre está de mal genio y llega la esposa a decirle todo lo relacionado con las cuentas pendientes, porque es el único espacio que tiene para hablar con él en todo el día. En ese momento lo que se necesita es ponerse en la posición del otro, que el otro no se sienta incomprendido.

Lo mismo pasa con la mujer cuando llega del trabajo y su esposo genera un demandante como “la comida, los niños”. Esas incomprensiones disparan la agresividad y ahí no hay nada qué hacer.

LISTA

¿Qué hacer?

1 Empiece por no darle un tamaño más grande a ese monstruo malgeniado que tiene frente a usted en ese momento.

2 La clave está en ponerse en la posición del otro, abordar el tema de su enojo con sutileza, pero si al primer intento no hay una reacción favorable, debe acudir a un cambio de tema.

3 Que el tema a tratar no sean las deudas por pagar, las tareas a medias que él no realizó, ni la cantidad de actividades que le tiene estipuladas para el día siguiente. Recuerde que cada día trae su afán.

4 El tema que usted debe tratar debe ser ameno, incluso preguntarle qué quiere de cenar. Aunque le responda con un “nada, se me fue el apetito”, busque la estrategia para hacerlo cambiar de parecer. Ahí es cuando usted actúa con inteligencia y prepara o pide su comida preferida.

5 Acuda a una buena música que acompañe la cena y dígale que mañana será otro día. Seguro el mal humor de su pareja bajará de intensidad y poco a poco le irá contando con más calma qué era eso que lo tenía con el genio alborotado.

6 No lo ataque con preguntas constantes y acosadoras si él no quiere hablar.

7 Recuérdele a su pareja que así como hay días malos, habrán días buenos.

8 No sea hiriente ni excluyente. No espere a que su pareja solucione sola su mal genio. Demuestre interés.

9 Utilice palabras que no inciten a la agresión ni a los malos tratos. Todos tenemos momentos difíciles, lo ideal es poder aprender de ellos para construir más afecto y más sentimiento.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad