¬ŅiPad o ay, Pad? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-18 05:00:00

¬ŅiPad o ay, Pad?

Para descansar de la cascada de noticias, chismes y rumores de la campa√Īa presidencial, voy a referirme a un hecho que tiene entretenidos a los amantes de la tecnolog√≠a, entre los cuales me incluyo: el lanzamiento al mercado del iPad, el √ļltimo juguete de Apple, que se empez√≥ a vender en Estados Unidos hace poco menos de dos semanas.
¬ŅiPad o ay, Pad?

Desde 1983 cuando mi t√≠a Cristina y mi hermana trajeron de Estados Unidos el primer computador que tuvimos en la casa (un Apple IIc), estoy pendiente de cualquier noticia relacionada con la marca de la manzanita, que anteriormente era del color del arco iris. En un Apple aprend√≠ a escribir en computador (con dos dedos, como casi todos los periodistas); en un Macintosh, de Apple ensay√© los primeros juegos; en un Mac dise√Ī√© en los ochentas El Diario del Ot√ļn, el primer peri√≥dico colombiano hecho 100% en computador; en un Mac me conect√© por primera vez a Internet; en un Mac recib√≠ y mand√© mis primeros mails; en un Mac hice mis primeras travesuras con Photoshop; en un Mac diagramo cada semana la Vladdoman√≠a y en un Mac estoy escribiendo estas l√≠neas. En fin, no exagero ni un p√≠xel si digo que yo soy un Apple purasangre.

Por eso sigo con atenci√≥n cada lanzamiento que hace Steve Jobs, presidente de Apple, y por eso mismo siento que con el iPad qued√© decepcionado. Cada cierto tiempo, antes de que salga alg√ļn aparato nuevo de Apple, cunden m√ļltiples especulaciones que a la larga son superadas por el producto final; pues esa compa√Ī√≠a siempre excede (o exced√≠a) todas las expectativas. Sin embargo con el iPad, nadie se sorprendi√≥, pues lo que todos supon√≠an que iba a ser un iPod grande, no es m√°s que eso. Con su pantalla t√°ctil de nueve pulgadas, el iPad es un aparato que se queda a mitad de camino entre un iPod touch y un laptop. Al igual que los iPods, el iPad tampoco se puede conectar a una impresora y carece de c√°mara; adem√°s, es demasiado grande como para llevarlo en el bolsillo o en una cartera.

Sin abundar en aburridos detalles técnicos voy a mencionar la que considero su peor falla: la incompatibilidad con flash, una tecnología que permite disfrutar de animación y videos por Internet. Por un capricho que pocos entienden, Jobs aduce tercamente que los archivos de flash descargan la batería muy rápidamente. Si eso es cierto, Apple debería permitir que los usuarios decidieran si activan o desactivan el acceso a flash en vez de cerrar de plano tal opción, privando así al consumidor de esos contenidos ofrecidos por la mayoría de los sitios de la red.

Por otra de esas terquedades de Steve Jobs, que no quiso abrir el sistema de Mac a otras plataformas, hace tres décadas Apple perdió una buena tajada en el mercado de los PC. Esperemos que la historia no se repita.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad