El arte de manejar las relaciones internacionales | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-24 05:00:00

El arte de manejar las relaciones internacionales

Quien sea Canciller de un Estado Naci√≥n, tiene el deber de adoptar en cada uno de sus actos aquello que Andr√© Maurois defini√≥ como la misi√≥n de quienes dirigen las relaciones internacionales: ¬ďser maestro en el arte de exponer la hostilidad con cortes√≠a, la indiferencia con inter√©s, la amistad con prudencia¬Ē.
El arte de manejar las relaciones internacionales

Tal concepto pone de relieve que orientar las relaciones exteriores es el arte de promover los intereses nacionales con tacto, ejercitando la persuasión y la mesura para que se logre permanentemente avanzar en el diálogo y la negociación entre naciones.

Desafortunadamente en el manejo de las relaciones internacionales entre Colombia, Venezuela y Ecuador, en los √ļltimos a√Īos lo anterior ha brillado por su ausencia principalmente por parte de los dos vecinos y por eso han ca√≠do en el abismo de los fracasos diplom√°ticos, esos que seg√ļn los tratadistas de la diplomacia, abren las puertas a la guerra. No olvidemos que para la teor√≠a de las Relaciones Exteriores a la guerra llegan los Estados por no tener capacidad para hacer un buen trabajo en materia de diplomacia.

En d√≠as pasados el pa√≠s vivi√≥ un gran fiasco diplom√°tico producto de juicios ligeros del ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Jaime Berm√ļdez, quien por actuar sin previa verificaci√≥n, pec√≥ al creer que era cierta una mera especulaci√≥n, quedando nuestro pa√≠s en una situaci√≥n inconveniente frente a un vecino inc√≥modo, quien es la ant√≠tesis de la diplomacia y las buenas maneras.

Efectivamente, ante una noticia no cierta que se√Īalaba que en un poblado venezolano, al otro lado del r√≠o Arauca, se hab√≠a erigido una estatua en homenaje a ¬ďManuel Marulanda¬Ē o ¬ďTirofijo¬Ē, nuestro Canciller hizo comentarios descomedidos que en boca de un ciudadano no son censurables pero que viniendo de quien dirige las relaciones exteriores, no han debido pronunciarse. Poco despu√©s se demostr√≥ que lo informado no era cierto, pero ya sus comentarios hab√≠an sido dichos y las expresiones orales, cual las flechas, no pueden devolverse en su recorrido.

Olvid√≥ el Canciller Berm√ļdez que como ministro de Relaciones Exteriores debe tener paciencia, buen car√°cter y verificar cada palabra antes de expresarla, pues es el jefe de nuestra diplomacia y el diplom√°tico es un agente de paz y no un ave de guerra.

Se sabe que un ministro de Relaciones Exteriores no solo debe seguir las directivas del gobierno en las materias y asuntos a él encomendados, sino saber traducirlos en buenas palabras y expresarlos en lenguaje cortés.

Desafortunadamente las relaciones entre los tres pa√≠ses que est√°n llamados a seguir siendo por siempre vecinos, est√°n en uno de los peores momentos de su historia porque se est√° procediendo en ellas m√°s conforme a la emoci√≥n y los intereses coyunturales dom√©sticos que con dimensi√≥n hist√≥rica, m√°s para entusiasmar a la galer√≠a que para el porvenir. Ojal√° las cosas tengan un mejor ma√Īana.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad