Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
23ºC
Actualizado 10:39 am

Una propuesta trasnochada, pesada | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-27 05:00:00

Una propuesta trasnochada, pesada

En Colombia hay un grupo de comentaristas bogotanos que pulen sus idearios en cocteles frívolos, posan de entendidos y creen que la Divina Providencia les asignó el papel de señalar, ex cátedra, a quiénes les deben creer los ciudadanos y qué rumbo debe tomar la patria.
Una propuesta trasnochada, pesada

En estos días andan dando bandazos, tratando de justificar qué es lo que electoralmente está pasando y por qué los colombianos no se están comportando como ellos esperaban. Han repetido tanto el sonsonete de la popularidad del presidente Uribe y de la masiva aceptación de su modelo de gobierno, que no captaron que en política todo lleva en sí el germen de su contrario.

¿No se percataron que cuando en el país hay un gobierno de mano dura, el electorado busca otro rumbo? ¿Olvidaron que en 1970, como reacción al gobierno Lleras Restrepo, las masas se volcaron hacia Rojas Pinilla?

¿No palparon, acaso, la sensación de libertad que se respiró y se sintió cuándo la Corte Constitucional anunció que no iba a haber reelección?

¿No otearon que el discurso uribista se acartonó, perdió robustez, se volvió lento, pesado, repetitivo y afloraron tres hechos? Por un lado, la clase media se agotó de llevar sobre sus hombros la pesada carga tributaria mientras los potentados engordan sus patrimonios; por otro, la gente joven se hartó del guerrerismo y la marrulla y buscó una propuesta más limpia; y de ñapa, la mayoría de los colombianos rechaza a José Obdulio Gaviria y la siniestra camarilla que rodea al Presidente.

Eso transformó a la propuesta uribista en algo quebradizo, trasnochado. ¿Más de lo mismo? ¡Hay tanto que está fuera de tono y momento!

Juan Manuel Santos no ha sabido llevar el paso en el baile electoral. Cuando Mockus puso de moda un discurso llano, casi ingenuo de moralidad, sensatez y bonhomía, Santos, acartonado, postizo, perdió el paso y dejó que se viera que su gran destreza son las “perradas” de jugador de póquer, las “avivatadas” y triquiñuelas.

Lo que está ocurriendo se veía venir en el ámbito universitario. El estudiantado hace días, calladamente, pedía algo distinto a la perenne camorra uribista. A ello se sumó la inconformidad de las clases medias. ¡Y los cerebros uribistas no lo captaron por estar absortos en la retahíla trasnochada de María Isabel Rueda y Yamid Amat!

Porque mi ideario es otro, yo no voy a votar por Santos, ni por Mockus, pero los verdes representan para muchos una idea fresca de vida, una esperanza.

Van a tener que hacer muchas marrullas con “Familias en Acción” para trancar a los verdes y si lo logran, el gobierno santista será parido en medio de gran repudio.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad