Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Países pobres, todavía no | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-28 05:00:00

Países pobres, todavía no

Países pobres, todavía no

Los ministros reunidos en Washington acordaron aumentar en 5100 millones de dólares el capital de la institución multilateral. De esta suma, 1600 millones de dólares serán aportados de manera “selectiva” por países de ingreso bajo y mediano. En conjunto, estos países incrementarán sus derechos de voto del 44 al 47%. Junto con algunas reformas anteriores, esta decisión implicará un aumento de la participación china del 2.8% al 4.2% y de Corea del Sur del 1% al 1.6%. La aritmética no es significativa, pero este bien puede ser un primer paso en la dirección correcta. Los países ricos hasta ahora no han querido aflojar en su control de las decisiones en entidades como el Banco Mundial y el FMI. El alto riesgo del sendero que transita la economía global les ha dado a los gobernantes de Estados Unidos y otras naciones un fresco sentido de urgencia. Y les ha conferido también un inusitado aire de solidaridad. Allí está el trasfondo de los leves pero significativos cambios en la actitud de los poderes establecidos en las multilaterales.

Sin duda, la naciones pobres continúan viendo que, en la práctica, su posición relativa en aquellas es de subordinación rampante. La atención se centra en los llamados “países emergentes” y en particular en el denominado grupo bric: Brasil, Rusia, India y China. Ellos habían tenido un muy buen desempeño macroeconómico desde finales de la década de los noventa hasta el estallido de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Todos ellos, además, han salido relativamente bien librados de la crisis.

A pesar de sus impresionantes cifras, los países bric en su conjunto no alcanzan todavía a jugar un papel decisivo en el cambio del balance de poder en las instituciones de la economía global. Será necesario esperar una década, quizás. Todo depende del ritmo de recuperación estable de las economías gringa, europea y japonesa.

La evidente falta de cohesión interna de este cuarteto (que da cuenta del 40% de la población mundial) no permite esperar que se convierta rápidamente en una fuerza decisiva en los foros relevantes. Lo cierto es que esta es un agrupación ad hoc, con intereses y condiciones estratégicas sumamente dispares. China, el actor dominante, vive una historia política llena de conflictos y contradicciones. El régimen ruso está cruzado de críticas por sus fuertes tendencias autoritarias e intervencionistas. Las diferencias entre ellos van desde el manejo de los desequilibrios cambiarios y de los flujos de capitales hasta el talante político de sus regímenes, pasando por sus posiciones frente al cambio climático y a la organización multilateral del sistema de comercio. No se puede esperar mucho, por ahora, de esta selección de países enormes, relativamente exitosos y con grandes disparidades, como representación de la gente más débil del mundo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad