Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

¬ďYo soy la Iglesia¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-29 05:00:00

¬ďYo soy la Iglesia¬Ē

En el introito de la misa dominical cantaban: ¬ďYo soy la Iglesia,/ tu eres la Iglesia,/ somos la Iglesia del Se√Īor;/ hermano ven ay√ļdame a edificar la Iglesia del Se√Īor¬Ē. Lo anterior me llev√≥ a reflexionar sobre la responsabilidad que nos cabe a quienes somos cat√≥licos practicantes y tenemos tribuna para expresar nuestras opiniones ante el esc√°ndalo que vive nuestra Iglesia a causa de las faltas de unos pocos.
¬ďYo soy la Iglesia¬Ē

Y repito, de unos pocos, porque, desde mi vivencia personal, son muchísimos los sacerdotes dignos de la mayor consideración: mis tíos Pedro Elías (+) y Eliseo (+); Floresmiro López (+), Eduardo Díaz, Gabriel Ojeda, Camilo Tapias; los obispos Bernardo Arango (+), Leonardo Gómez, Jaime Prieto, Nel Beltrán, para mencionar unos poquísimos vinculados a Santander; y, como ellos, hay miles más en Colombia y en el mundo.

Ped√≥filos, pecadores a lo largo de toda la gama de los diez mandamientos, se encuentran en todas las profesiones y actividades, sin distingo de edad, sexo y color. Ahora bien, como ¬ďayudante en la construcci√≥n de la Iglesia del Se√Īor¬Ē, me siento en el deber de rechazar la salida en falso en tema tan serio del obispo Dar√≠o Castrill√≥n. Una m√°s. Primero fue la bendici√≥n de la Posada Alemana del narcotraficante Carlos Lehder, hoy preso en Estados Unidos y la casi herej√≠a pronunciada para justificar su connivencia con tan oscuros personajes: ¬ďel dinero no importa de d√≥nde viene sino para d√≥nde va¬Ē. Despu√©s fue la descalificaci√≥n p√ļblica que hizo en 1998, desde la Iglesia de la Sagrada Familia, de la candidatura presidencial de Horacio Serpa, invitando a los fieles a votar por Andr√©s Pastrana, en una intromisi√≥n indebida en pol√≠tica electoral.

Ahora, con motivo del delito de pedofilia cometido por unos sacerdotes, se conoce una carta donde, desde su alta posición en El Vaticano, felicitaba a un obispo por no haber denunciado a un cura pederasta; para completar su error, al ser descubierto, sale con la trivial explicación que el oficio de los obispos no es el de denunciar a sus prelados; y, en lo que pareciera justificación, dice, sin posibilidad de ser rebatido, que el Papa Juan Pablo II tuvo conocimiento de su carta.

Ser√≠a oportuno que alguien explicara al obispo Castrill√≥n sobre el significado de lo dicho por Juan Pablo II en la Redemptor Hominis: ¬ďEl sentido del Estado como comunidad pol√≠tica, consiste en el hecho de que la sociedad y quien la compone, el pueblo, es soberano de la propia suerte. Este sentido no llega a realizarse, si en vez del ejercicio del poder mediante la participaci√≥n moral de la sociedad o del pueblo, asistimos a la imposici√≥n del poder por parte de un determinado grupo a todos los dem√°s miembros de esta sociedad... √Čstos son pues problemas de primordial importancia desde el punto de vista del progreso del hombre mismo y del desarrollo global de la humanidad.¬Ē

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad