El demonio del medio día | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-29 05:00:00

El demonio del medio día

Muchos se sienten fracasados a los 40 a√Īos. A esta edad, ven que ha pasado una significativa parte de sus vidas y a menudo experimentan la frustraci√≥n. Sienten que no son las personas que deber√≠an ser, que no han alcanzado los ideales que se hab√≠an propuesto a los 20 o 30 a√Īos. Cuando eres joven tienes grandes ideales. Piensas que ser√°s una gran persona y que lograr√°s lo mejor en todo lo que emprendas. As√≠ mismo, crees que nada tendr√° fallas ni defectos. Esto, por supuesto, es un idealismo propio de la juventud, expresado a menudo en frases como: ¬ďlos adultos son hip√≥critas¬Ē, o ¬ď¬ŅPor qu√© los mayores no practican lo que predican?¬Ē.
El demonio del medio día

En realidad, los mismos j√≥venes demuestran hipocres√≠a. Aunque tengan altos ideales, algunos hacen trampa en el colegio o tratan mal a sus padres. Explotan a los dem√°s, se aprovechan de otros y hacen todo esto mientras aseguran que los adultos son unos hip√≥critas. A menudo, en la juventud hay mucha contradicci√≥n. Sin embargo, la contradicci√≥n con respecto a los adultos no es hip√≥crita, pues se sabe que el predicador no cumple lo que predica porque, sencillamente, predica algo ideal, lo que cree que Dios dice. Adem√°s, el predicador o el adulto vive lo mejor que puede. Esto es s√≥lo debilidad y fracaso humanos. Lo √ļnico que los j√≥venes deben aprender es que todos somos d√©biles y nadie es perfecto.

Hacia los 40 a√Īos, muchos sienten que han fracasado, no s√≥lo porque no han alcanzado sus ideales mundanos o espirituales que un d√≠a se propusieron, sino tambi√©n porque no se han desarrollado profesionalmente al nivel que quer√≠an, no han logrado cierto prestigio profesional o no tienen la familia que esperaban.

Los cuarenta pueden llamarse los ¬ďa√Īos del fracaso¬Ē, porque, habitualmente, es el punto cr√≠tico en la vida de una persona. Las personas sienten que han fallado espiritualmente, profesional, familiar y hasta socialmente. No han sido los amigos que quer√≠an ser o no han tenido los amigos que hubieran deseado. Su vida social es limitada. Se sienten oprimidos por estos pensamientos que pueden llevarnos a la decepci√≥n en la mitad de la vida. ¬ŅC√≥mo enfrentar esta situaci√≥n?

Podemos permitir que estos sentimientos nos hagan sentir débiles hasta tocar fondo, o podemos dejar que los fracasos nos levanten victoriosos. Muchos han experimentado una conversión completa cuando, en tiempos de grandes fracasos y caídas, se abrieron a Jesucristo, quien los llevó a una nueva conciencia de la vida y a una novedosa y completa perspectiva de la misma.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad