Segunda separación, tranquilo ¡no es el caos! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Oct 20 2017
22ºC
Actualizado 06:34 pm

Segunda separación, tranquilo ¡no es el caos! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-02 05:00:00

Segunda separación, tranquilo ¡no es el caos!

Derly* tuvo un novio bastante mayor cuando ella apenas tenía 19 años. Pero se sentía locamente enamorada y decidió dar el “sí” sin pensarlo dos veces, mientras terminaba su carrera de Comunicación Social y algunos contratos de modelaje.
Segunda separación, tranquilo ¡no es el caos!

Pero después de 10 años de matrimonio y ningún hijo, se dio cuenta de que las cosas no habían surgido como los dos habían imaginado. Fue así como tomó la decisión de divorciarse y a los pocos meses conoció un hombre que de entrada llenó sus expectativas.

Sin embargo, ella se encontraba un poco precavida ante la relación pues no había vencido ese miedo que le había dejado su primera separación.
Después de un tiempo empezó a entender que ella no tenía que sacrificarse ni cerrarse a una nueva oportunidad, pues tenía todas las posibilidades para ser feliz. Además apenas pasaba por sus 29 años.

Fue así como después de un tiempo de noviazgo volvió a la notaría para dar ese “sí”.

Ahora Derly* tiene más de 40 años pero comprende muy bien su experiencia. Y aunque sabe que a veces los compromisos van y vienen, les dice a las demás mujeres que no hay por qué cerrarse al amor, que una experiencia más no es el fin del mundo.

Incluso comenta de manera jocosa que su madre es una de las más preocupadas en que no rompa su segundo matrimonio. “Mi madre todo el tiempo me pregunta que cómo voy con mi esposo, que no me vaya a separar, que ya un segundo divorcio y tercer matrimonio es el caos,  pero yo le respondo que las divas somos así (risas)”.

Derly* manifiesta haber aprendido de su primera experiencia y que esto le sirvió para modificar ciertos comportamientos de su carácter. “Lo que menos quería era cometer los mismos errores del pasado”.

La protagonista de nuestra historia ahora le da más prioridad a los aspectos positivos de su nuevo esposo y entre amigas de su misma generación sonríen mientras hablan de sus segundos y  hasta terceros matrimonios.  

“Mis amigas y yo tenemos claro que una segunda separación tampoco es el caos, muchas de ellas han tenido dos intentos fallidos pero por eso no se cierran al amor ni le temen a los comentarios moralistas de la sociedad. Y  no es que precisamente sean libertinas”, agregó la entrevistada.

En el caso de tener que pasar usted por una segunda separación, ¿pensaría al igual que este grupo de mujeres que no es el caos y replantearía su vida, o sencillamente se ahogaría en la pena?.

Preguntas y respuestas

Olga Rueda Mantilla
Psicóloga especialista en bienestar social, talento humano y clínica

¿Qué puede pasar por la mente de una persona cuando se ve enfrentada a una segunda separación? Se enfrentaría primero a una frustración de alto nivel, a esa impotencia de sentirse de nuevo sola, de enfrentarse a un espacio que tal vez no le gustó vivir pero le tocó repetirlo como es el de la separación.

¿Cómo hacerle ver a esas personas que un segundo fracaso no es el caos o el fin del amor? Para eso es importante el manejo del duelo porque si en la primera separación no se hizo de forma adecuada, este mal duelo puede ser el causante de la segunda separación.
Por eso es importante entrar a revisar cómo se hizo la primera separación, qué duelo se hizo, hay que sacar causales, niveles de responsabilidad, preguntarse qué grado de responsabilidad se tuvo frente a la ruptura.

Pero eso sí nunca será un caos en la medida en que se vaya entendiendo que obviamente lo ideal es encontrar una pareja y tener los sueños de ella, pero si no se alcanzan esas metas juntas, lo más importante es realizar ese análisis interno.
Liceth Patricia Vargas O.

Psicóloga especialista en pareja

¿Cómo asumir esa segunda ruptura para que no se generen ideas malsanas como “no soy capaz de hacer feliz a nadie”? Importante el espacio y el tiempo para asumir la pérdida. Segundo, no relacionar esa ruptura con eventos anteriores, porque la mayoría de veces se generaliza. Se debe empezar a borrar esas ideas que no están a nuestro favor y al contrario darse un tiempo de sanidad interior. En ese tiempo de sanidad mirar de una manera sana qué fue lo que falló, cómo lo asumo y lo supero. Al hacerlo se puede reactivar la parte emocional y continuar con su propia vida.
¿Qué puede hacer una persona que siente que no es capaz de salir de esta segunda ruptura? En el caso de que la persona esté depresiva, debe acudir a ayuda psicológica para que pueda tener habilidades de afrontamiento a la pérdida. Es importante tener cuidado, sobre todo si se han presentado ese tipo de problemas de ansiedad o depresión en anteriores episodios, con algún evento familiar del pasado. Para eso es importante entrar a mirar cómo están mis comportamientos, mis pensamientos y cómo estoy llevando mis emociones. Hay que entrar a revisar si la relación que se tenía era dependiente, si era representativa y se hace más difícil la ruptura.
El peor error es aislarse.

Haga su propia reflexión

1. Pregúntese qué está sucediendo dentro de usted, qué está atrayendo o qué está buscando que no está a su nivel. Sea sincera con usted misma y evalúe si está buscando una persona idealizada que no existe.

2. Tenga en cuenta que un segundo intento fallido es un aprendizaje, una experiencia y un motivo más para realizar esa reflexión interna.

3. Aprenda a vencer esos miedos preconcebidos de anteriores rupturas. La psicóloga clínica Olga Rueda Mantilla explicó que “es importante el sentido del humor para decirse ‘no hay tercero malo’, pero no desde el punto de vista del libertinaje sino desde  ese pensamiento claro de que una tercera oportunidad no tiene que ser igual a la primera o la segunda”.

4. Empiece a buscar dónde estuvo la falla, pero recuerde que siempre será mutua y no sólo de su parte.

5. No olvide que usted tiene infinitas oportunidades para ser feliz, pero esa oportunidad no es con el otro sino con usted misma. Recuerde que no se trata de demostrarle a los demás que usted puede tener una relación estable.

6. No se deje llevar por comentarios moralistas de otras personas. Piense en usted y su felicidad. Es importante que usted haga respetar su individualidad, su vida personal.

7. Libérese de resentimientos. Es fundamental el perdón para que pueda reestructurar su concepto de amor.

8. No rotule a otras personas por sus experiencias del pasado.

9. No se niegue la oportunidad de conocer a alguien más

10. No cargue toda la vida con culpas

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad