El mensaje subliminal de las encuestas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-02 05:00:00

El mensaje subliminal de las encuestas

El pa√≠s entero parece embrujado por las encuestas sobre la campa√Īa presidencial. Ya diferentes analistas, sectores de la opini√≥n p√ļblica e innumerables ciudadanos del com√ļn, han llamado la atenci√≥n sobre la alteraci√≥n de las prioridades, que se convirtieron en saber qui√©n va punteando en los sondeos, en lugar de hacer √©nfasis en la exposici√≥n de programas y el planteamiento de soluciones por parte de los diferentes candidatos a los problemas m√°s apremiantes del pa√≠s, que es lo que realmente deber√≠a primar para escoger al ganador.
El mensaje subliminal de las encuestas

Pero de ese fen√≥meno ya se ha hablado bastante. De lo que no se ha discutido todav√≠a suficiente, es del mensaje subliminal que llevan consigo las encuestas. De ese recado fuerte y claro por parte de la opini√≥n p√ļblica que no obstante, varios sectores de la pol√≠tica se niegan a recibir.

Para nadie es un secreto que el √©xito del doctor √Ālvaro Uribe V√©lez en el 2002, cuando comenz√≥ desde un 2% en las encuestas, se bas√≥ en que logr√≥ identificar claramente un clamor nacional. O para ponerlo en t√©rminos m√°s precisos, el hast√≠o del pa√≠s con las Farc. Fue el repudio generalizado contra esa organizaci√≥n criminal, el que llev√≥ al entonces candidato a un triunfo contundente en las elecciones.

Pues bien, ahora, ocho a√Īos despu√©s, el lamento ciudadano es por causas diferentes. La exigencia generalizada es por ponerle un freno a la corrupci√≥n, a la deshonestidad y a la desverg√ľenza que terminaron de inundar casi sin excepci√≥n alguna a todas las dependencias oficiales.

Puesto de manera diferente, la gente est√° repugnada de esc√°ndalos como el del DAS, de los sobrecostos en los contratos p√ļblicos, de las licitaciones ama√Īadas, de los nombramientos por tr√°fico de influencias, de las obras de p√©sima calidad y de un largo etc√©tera que no cabr√≠a en este espacio.

El país pide, en pocas palabras, recordar los más básicos principios de la ética y la decencia.

Principios de la √©tica y la decencia que sin embargo el Congreso de la Rep√ļblica, por ejemplo, insiste en desconocer, con intentos tan desvergonzados como el de hace pocos d√≠as de intentar, infructuosamente, ajustarse las pensiones de por s√≠ excesivas en m√°s de un 25% sin escr√ļpulo alguno.

En s√≠ntesis, los sondeos de opini√≥n, aunque no lo dicen directamente, s√≠ contienen un mensaje muy claro y el candidato que m√°s se identifique con ese clamor ciudadano y mejores propuestas dise√Īe para combatir la podredumbre con efectividad, seguramente ser√° el que ocupe el Palacio de Nari√Īo a partir del pr√≥ximo 7 de agosto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad