Un tema para el debate presidencial | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:11 pm

Un tema para el debate presidencial | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-02 05:00:00

Un tema para el debate presidencial

Los buenos resultados de la banca nacional deslumbran. Su estabilidad causa celo en los países desarrollados donde los “activos tóxicos” aún infectan los balances. Pero aquí, como al otro lado del Atlántico, se impone repensar el papel de los bancos como real correa de trasmisión de riqueza y oportunidades para más y más ciudadanos.
Un tema para el debate presidencial

La banca es una concesión del Estado a unos particulares para que administren bien los excedentes monetarios de unos sectores y llevarlos a apalancar expectativas empresariales y de bienestar material en otros. No ha sido enteramente así en las últimas décadas. Las reformas que Obama y el propio Sarkosy, plantean la recuperación de su papel de prestamistas y que acudan menos a la especulación financiera.

Eso nos conduce a no dejar que este tema pase inadvertido en el debate presidencial, porque la fortaleza del sistema financiero en Colombia se erige en las barreras discriminatorias al crédito, concentración, altas tasas de interés y muy bajas rentabilidades para los cuenta habientes.

Para el sector ganadero la relación con la banca es francamente desestimulante. Una reciente encuesta de Fedegán señala que el 70% de los ganaderos no tiene acceso al crédito y presentan, en términos generales, pobres o casi nulos resultados de “bancarización”.

Igual sucede en otros sectores: el 53% de los colombianos mayores de edad tiene una cuenta de ahorros, pero apenas el 5% maneja cuenta corriente y al 16% se le ha concedido un préstamo.

El microcrédito, pese a años de grandes esfuerzos, apenas llega al 3% en los adultos.

Entre tanto, la tasa de interés para consumo ronda el 23% en promedio en el último año, 11 veces la inflación y 20 puntos porcentuales por encima de la tasa del Emisor; el fomento, con tasas entre 15% y 16%, hace tiempo perdió su vigencia, salvo los créditos de AIS. Para no hablar del microcrédito, con tasas del 32% E.A.

Pero la política de riesgo del sistema no sólo restringe los fondos y conserva un costo oneroso para préstamos. También se niega a bajar sus rentas por el manejo de tarjetas de crédito y débito o eliminar los cobros para operaciones por Internet o cajero electrónico. En contrapartida, sus tasas de captación por ejemplo para un CDT, no pasan del 4%.

Esta realidad explica el estancamiento de la cartera del sistema y el auge del mercado informal de agiotistas, además de que refutan la afirmación de Fogafín de que al 95% de los colombianos les falta cultura financiera. No. Necesitamos socializar la riqueza y democratizar el crédito, y no sólo las pérdidas.

Necesitamos muchísimo menos recursos de la banca invertidos en títulos valores de rentas seguras y más crédito para los ciudadanos de a pie y para los pequeños y medianos productores y empresarios. Necesitamos activar la demanda agregada y la inversión privada, si queremos terminar 2010 con saldos positivos en crecimiento y, por ende en empleo. ¿Será que el mundo hace estas reformas y nosotros nos quedamos en la penúltima moda….como decía López Pumarejo?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad