Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
25ºC
Actualizado 01:36 pm

¿Qué hacemos con... las elecciones? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-03 05:00:00

¿Qué hacemos con... las elecciones?

Políticamente hablando parece que entre Mockus y Santos el azar decidirá quién alcanzará el poder. Santos pertenece a la clase política tradicional, ha sido designado, ministro, embajador, senador, representante, diputado, concejal, entre otros cargos. Su casta política ha dominado el país desde 1911, cuando el Dr. Eduardo Santos compró El Tiempo.
¿Qué hacemos con... las elecciones?

Mockus es un fenómeno raro, es un aparecido recién llegado al país y a la política, ha tenido extraordinario éxito y ha encantado a la gente, representa ideas, concepciones y realidades políticas novedosas. Con él vienen las caras diferentes que todos deseamos y un gobierno que será una incógnita. Quizá en Santander sus logros no sean muchos, lo cual lamentamos. Los aladides de su movimiento, de rostros conocidos, usufructuaron el gobierno durante los 30 años anteriores y no constituyen en verdad novedad ninguna. Personajes sí, muy importantes socialmente, de actuar conocido, económicamente poderosos y personalmente encantadores, pero no son votos, no son cambio ni lo representan. Han participado siempre en cargos muy brillantes, pero quizá en esta ocasión fueron excluídos y para quedar en la barca del posible nuevo gobierno, le juegan todo a la oposición y proclaman programas que no comparten pero que representan su posibilidad de permanecer en la danza política.

¿Qué se espera de Mockus? Un sacudón político de los mil demonios. Aparecerán gentes nuevas, desconocidas, hábiles, instruidas, trabajadoras e interesadas en ocupar un espacio que se les ha negado. La lucha será dura porque quienes ya están en el poder se niegan a entregarlo. La capacidad de acción, la fortaleza de Mockus y las presiones ciudadanas se impondrán. Su actuar desconocido e impresionante opaca a los otros candidatos, que brillantes sí y sabidos también no han desarrollado campañas que apasionen y al parecer permanecerán “en el anonimato”. El fenómeno Mockus desde cuando apareció hasta el presente es, de verdad verdad, desconcertante. De él se espera mucho, tal vez demasiado, ojalá no nos defraude. Las expectativas son muchas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad