HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 07:40 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-03 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Cuando existía el viejo aeropuerto, que no se las picaba de internacional, tenía un poco de almacenes de cuero, ruanas y maletines representativos de la tierra, café Gualilo, ventas de dulces, cocadas de Girón y artesanías. Había un puesto elegante que mantenía la Licorera de Santander. Telecom tenía su oficina y ocurre que ahora no hay de dónde hacer una llamada o enviar un fax.

 

Esta situación, en el tiempo de la tecnología de punta, es imperdonable. Uno espera encontrar una oficina de comunicaciones con todo, teléfonos celulares e internet y que sé yo más cosas.

Es más, a la parte superior no se pueden subir los equipajes para los carros que están en su parqueadero y toca tomar una rampa exterior que cuando llueve causa una gran incomodidad sobre todo para los mayores y los enfermos.

Cuando uno espera los pasajeros que se ven a través de una puerta de vidrio hay que esperar de pie.

No existe una casa de cambio, causando gran incomodidad para los viajeros que llegan del exterior y desean realizar alguna transacción.

Serían miles los comentarios para el Aeropuerto Palonegro, pero si se corrigieran se podría pensar en su normal funcionamiento.

Julio Valdivieso Torres

Promesas, sólo promesas

No deja de ser preocupante que el alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, no haya cumplido las promesas anunciadas al principio de su administración.

Infortunadamente, la ciudad sigue hecha un caos en la movilidad vehicular, sus calles inundadas de basuras y la zona céntrica invadida por los vendedores ambulantes.

La construcción del viaducto de la Novena, anunciada con bombo y platillos, no tiene ni abierta la licitación. Ahora, se anuncia la construcción de los intercambiadores del Mesón de los Búcaros y Neomundo, y ojalá no ocurra lo de la avenida Quebradaseca con carrera 15, donde se creía se iba a construir un intercambiador moderno y se terminó haciendo fue una rotonda con la que retrocedió este importante sector más de 40 años.

En cuanto al aseo de la ciudad, desde agosto del año pasado se anunció: “que ser sucio con la ciudad” costaría $993.800, pero hasta ahora no hemos sabido que se aplique la primera multa.

En su “chateo” con los lectores de Vanguardia Liberal, el Alcalde dijo que iba a redoblar los operativos de limpieza y dotar al Municipio de más personal de aseadores; pero esa no es la solución, pues como bien lo dice una cadena radial, “una ciudad limpia no es la que más se barre sino la que menos se ensucia”.

Lo que hay es “que meter en cintura con multas y emplazamientos para que asistan a cursos de educación ciudadana, a todas las personas irresponsables que inundan la ciudad con toda clase de basuras.

Aristóbulo Hernández B.

Música colombiana

Hay días especiales para recordar y enaltecer una profesión, también debía darse un día del año, ojalá fueran todos los 365, para que en las emisoras, canales de televisión e instituciones educativas se escuche únicamente música colombiana.

Esta música expresa sentimientos, mensajes románticos, sociales y patrióticos.

Los músicos hacen las delicias del público en programas y festivales nacionales y extranjeros como: Serenata en Medellín, el Carnaval de Barranquilla, el Festival de la Leyenda Vallenata, el Festival Nacional de Intérpretes de la Canción Mono Núñez en Ginebra (Valle).

También en el Concurso de la Canción inédita en el Socorro, el Festival Nacional de Bandas en Paipa, el encuentro de Bandas Folclóricas en Barrancabermeja y el Festivalito Ruitoqueño en Floridablanca.

En esta música hay creatividad, talento y humor. Las universidades, empresas, colegios y escuelas hacen presentaciones de música nacional, la entonan y la bailan con mucho entusiasmo.

En las instituciones educativas se debe enseñar más a oír, interpretar y valorar los aires folclóricos nacionales.

Alfonso Prada García.


¡S.O.S. en Monkogua!

Los maestros de Santander hace varias décadas emprendieron la titánica labor de crear una sede recreacional cercana a Piedecuesta.

Hoy, Monkogua S.A. tiende a desaparecer como patrimonio de los maestros santanderanos por estas causas:

- Ante la despiadada cantidad de impuestos que el gobierno les impuso a estas sedes.

-Por la apatía e indiferencia de un gran número de maestros que en un comienzo compraron acciones pero no continuaron pagando aportes.

-El aporte que actualmente hacen una tercera parte de accionistas no alcanza cubrir los costos mínimos de su sostenimiento. Tal hecho  contrasta con la apatía e indiferencia de un gran número de maestros. .

Luis Alberto Parra Tibaná

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad