Publicidad
Publicidad
S√°b Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 11:44 am

Prince dio ¬Ďpasto¬í y se va | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-03 05:00:00

Prince dio ¬Ďpasto¬í y se va

¬ďSi no gano el domingo, a las 6:05 paso mi renuncia¬Ē, dijo el pasado jueves Miguel Augusto Prince, t√©cnico del Atl√©tico Bucaramanga; sin embargo, ayer no dio la cara y fueron algunos jugadores los que confirmaron que el estratega los reuni√≥ despu√©s de la derrota 1-0 ante Pasto para decirles que √©l no continuar√° con el equipo.
Prince dio ¬Ďpasto¬í y se va

¬ďInfortunadamente se dio un resultado no presupuestado y esperamos que todo lo que se habl√≥ la semana se cumpla (si no hab√≠a una mejor√≠a se ir√≠a el cuerpo t√©cnico) porque ya no esperamos m√°s, esto debe tener un cambio rotundo porque no podemos seguir as√≠¬Ē, coment√≥ N√©stor Salcedo, vicepresidente del Atl√©tico y quien tuvo que salir a hablar ante la negativa del presidente Jos√© Augusto Cadena de dar declaraciones.

La situaci√≥n se torn√≥ inaceptable para los hinchas y directivos, quienes no vieron con buenos ojos que un equipo que se ¬Ďarm√≥¬í para ascender a la Primera A est√© de once en la tabla del Torneo Postob√≥n, y sufriendo partido tras partido.

¬ďEl profesor Prince renunci√≥, pero a√ļn no se ha hablado de un posible reemplazo¬Ē, confirm√≥ anoche Gabriel Carrillo, gerente deportivo del equipo.

En cuanto a jugadores van a evaluar el desempe√Īo de cada uno y por ahora no se sabe quien estar√° al frente del equipo desde hoy. ¬ďDebemos tener calma y en el transcurso de la semana tomar las decisiones¬Ē, concluy√≥ N√©stor Salcedo.

La copa que rebosó la copa

Cuerpo t√©cnico y jugadores estaban advertidos para el juego ante Pasto, pero la situaci√≥n no termin√≥ como se esperaba. La alineaci√≥n de Irriarte como lateral y la de Caporalle como volante no dieron buena ¬Ďespina¬í al comienzo del duelo.

El equipo nari√Īense aguant√≥, dej√≥ poco espacio entre l√≠neas y esper√≥ a que Bucaramanga cayera en el error. El primer tiempo fue muy lento y salvo la jugada que tuvo L√©ider Preciado en el √ļltimo minuto, no se presentaron mayores emociones.

Para la segunda mitad Pasto arriesg√≥ m√°s y al minuto dos le anularon un gol de Henao por fuera de lugar; sin embargo los dirigidos por ¬ĎChucho¬í Su√°rez vieron la posibilidad de ganar y no lo dudaron, menos sabiendo que en los cinco partidos que hab√≠a disputado de visitante no hab√≠a logrado punto alguno.

El ex b√ļcaro Jefrey D√≠az y Eisner Loboa se encargaron de ¬Ďquebrar¬í la zaga local con velocidad y buenos movimientos. La recompensa a la perseverancia lleg√≥ al minuto 35 cuando Jefrey desbord√≥ por derecha, centr√≥ y Burbano, en una ¬Ďtijera¬í espectacular, venci√≥ al portero Aguirre.

La ansiedad fue evidente, al punto que cuando llevaron el bal√≥n al centro del campo para sacar, varios se recriminaron entre s√≠ los errores que terminaron en la anotaci√≥n, que al final fue decisiva, pues aunque Bucaramanga intent√≥ reaccionar, no hubo arrestos f√≠sicos para darle vuelta a la derrota, que marc√≥ la salida del ¬Ďnano¬í Prince.

Lo que no se vio ni se oyó

√°ngel oswaldo contreras / ocontreras@vanguardia.com

Muy poca gente fue ayer al estadio a ver el partido entre Atlético Bucaramanga y Deportivo Pasto, sobre las 3:00 p.m. escasamente había mil espectadores en las tribunas.

Mientras que abajo, en la pista atl√©tica se vivi√≥ el agite normal del previo de cada cotejo, el comisario de campo √Ālvaro Pedraza daba instrucciones; el gerente del Atl√©tico Bucaramanga, Gabriel Carrillo revisaba detalles de la n√≥mina inicialista, mientras la terna arbitral hac√≠a la respectiva inspecci√≥n del campo.

El diputado Julio Villate se pase√≥ por los camerinos y el √°rea t√©cnica, salud√≥ a sus amigos del f√ļtbol tanto del Bucaramanga como del Pasto.

Cuando los equipos salieron a la cancha y el cuerpo t√©cnico del cuadro ¬Ďleopardo¬í caminaba desde el camerino norte hacia el banco de suplentes, desde la tribuna se oyeron voces de inconformidad para con el t√©cnico Miguel Prince, quien las ignor√≥ hablando con Gabriel Carrillo.

Antes de que se diera el pitazo inicial, √Čder Ruales, √Čder M√°rquez y Ren√© Rosero fueron hasta el banco del Bucaramanga para saludar al t√©cnico Prince, otro que fue a saludar despu√©s a los directivos del cuadro local fue el santandereano Sergio Novoa, mientras que el guajiro Jefrey D√≠az, quien estuvo en el Atl√©tico la temporada anterior y no muy buenos t√©rminos, no pas√≥ a saludar.

Antes de iniciar la ceremonia protocolaria los jugadores del Deportivo Pasto fueron llamados al orden por el √°rbitro del cotejo, Farid Gonz√°lez de Bogot√°, por el tema de las licras que usaban debajo de las pantalonetas, las cuales deben ser del mismo color de la pantaloneta.

Y adem√°s el arquero del cuadro pastuso Miguel Sol√≠s, quien fue inscrito con el n√ļmero 58, tuvo que recurrir a cuatro hojas de papel para ¬Ďimprimir¬í el n√ļmero con marcador y pegarlo en la parte posterior de la camiseta para poder jugar.

Y para rematar el t√©cnico del Pasto, el santandereano Jos√© de Jes√ļs Su√°rez, no pudo dirigir desde el banco de suplentes por estar sancionado y tuvo que irse a la tribuna.

Cuando comenzó el juego Suárez se hizo en la parte media de la gradería y empezó dando instrucciones a través de su celular, pero luego iba hasta la malla de encerramiento, daba órdenes a sus subalternos y volvía a subir.

Mientras que el técnico Prince se hizo en la zona técnica desde el comienzo del compromiso y después comenzó con su ida y vuelta hasta el banco, en donde consultaba constantemente con Jorge Ramoa.

Durante el compromiso Prince se mostró tranquilo, pero con el transcurrir de los minutos su semblante fue cambiando, se le empezó a notar la preocupación, gritaba más, daba más instrucciones, se mandaba las manos al rostro, se sentaba, se ponía de pie, pero al final no pudo encontrar la clave para que sus dirigidos pudieran embocar la bola y lograran el triunfo, el cual le correspondió al Pasto.

Como previendo lo que se le ven√≠a encima, al finalizar el partido, Prince se fue para el camerino no por la pista atl√©tica, sino por la cancha y escoltado por efectivos la Polic√≠a, quienes lo acompa√Īaron hasta que lleg√≥ a su destino, mientras que los hinchas desde todas las tribunas lo insultaban y le gritaban que se fuera.

Y para rematar los jugadores salieron cabizbajos, malhumorados y con cara de pocos amigos, conscientes de que la situación es crítica y que las cosas no pintan nada bien.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad