Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

Crece la piratería, pero no el control | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-06 05:00:00

Crece la piratería, pero no el control

Crece la piratería, pero no el control

Ni siquiera las propias autoridades relacionadas con el problema tienen cifras confiables, aunque reconocen que la situación es cada vez más crítica. Son múltiples los factores que generan un problema como el del transporte pirata, pero en la base de todos ellos está la falta absoluta de autoridad y en este caso hay que hacer alusión directa a la alcaldía y a la Dirección de Tránsito. Pero no solamente las actuales que, obviamente, tienen su alta cuota de responsabilidad, sino cuando menos las de los últimos diez años.

Las autoridades locales no sólo han carecido de autoridad, también les ha faltado seriedad, diligencia y compromiso con la comunidad, sometida a cada vez más serios problemas con el tráfico, porque aparte del abandono casi total, se multiplican problemas como la pésima señalización, semaforización, tecnología y cantidad de alféreces; sin hablar de los eternos problemas de ineficiencia y corrupción. Y en las narices de esas mismas autoridades, creció sin mayores obstáculos la ilegalidad en el transporte público.

Hoy se calcula que son más de cuatro mil, sólo en Bucaramanga, los vehículos que, entre carros particulares, taxis ‘colectivos’ y motos, ofrecen a los ciudadanos el servicio de trasladarlos de un lugar a otro de la ciudad. Esto, que de manera ligera la gente considera como recursividad a la hora de conseguir una entrada económica o de resolver un problema de desplazamiento, implica, en realidad, una serie de grandes riesgos por los que, al final de cuentas, nadie responde.

Por no estar reconocido ante autoridad alguna, el transporte ilegal carece por completo de responsabilidad en el momento en que se presente cualquier problema. En pocas palabras, los vehículos piratas, generalmente desvencijados e inadecuados, tienen una mayor probabilidad de sufrir percances y, al mismo tiempo, no responden por nada ni por nadie a la hora de un accidente. El usuario asume entonces, quiéralo o no, las consecuencias de cualquier problema que ocurra mientras es transportado en uno de estos vehículos.

Ahora bien, en los casos de los taxis que se han dedicado a cumplir ilegalmente la función de ‘colectivos’, esta es una situación que en muchas ciudades ha aprovechado la delincuencia para adelantar modalidades como el ‘paseo millonario’. Las autoridades, entonces, deben reconocer y actuar con prontitud en el control de la piratería en el transporte municipal, por cuanto, como se ha visto en otras regiones del país, termina por causar grandes y generalmente agresivas protestas sociales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad