No hay mal que… | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
27ºC
Actualizado 01:16 pm

No hay mal que… | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-06 05:00:00

No hay mal que…

No hay mal que…

Ya no odiaba a nadie. Estaba consiguiendo amigos. Una noche, en mi celda, vi a Jesús. Él vino, puso sus manos sobre mis hombros y me dijo: “Luís Alberto, tus antecedentes están limpios”. El amor y la compasión que brotan de Él son algo que no olvidaré, aunque viva cien años. Toda la noche estuve sentado en el catre de mi celda. Las lágrimas me venían copiosamente, mezcladas con el bálsamo sanador del perdón de Cristo. En ese momento se dio una gran transformación. El habitual e implacable criminal se convirtió en una nueva criatura en Cristo Jesús. “Para él lo antiguo ha pasado; un mundo nuevo ha llegado” (2 Co 5,17). Mi burla hacia la religión cesó. Mi sucia mente y mis vicios habían sido purificados. Yo era una nueva persona”.

Este convicto había tocado fondo. Vivía disgustado con el mundo. Tomó la Biblia y al leerla tuvo una extraordinaria experiencia de sanación que cambió toda su vida. Esto pasa también en la vida de muchas personas. Cuando tocan fondo, cuando sienten que ya no hay una razón para seguir viviendo, en ese momento, claman “Señor, ¿Qué hice mal?”. Y este es el comienzo de un mundo nuevo. El fracaso puede transformarse de repente, en un don. Todo lo que sucede en la vida, incluso lo peor, puede ser un regalo que se convierte en una bendición, si hacemos uso de él para acercarnos al Señor.

Algunos pasan la vida sanos y felices, pero cuando son golpeados por la enfermedad, esta situación se convierte en una lección real para ellos. Debido a esto abren sus corazones al Señor y ese momento difícil se convierte en bendición. Al cruzar la oscuridad de la enfermedad, encuentran la Luz del Señor.

Nosotros también podemos encontrar al Señor en el fracaso o la dificultad. Cuando las cosas están bien, se piensa que no se necesita al Señor. Sin embargo, cuando el mundo se derrumba hay que precisar la ayuda de él, del Señor para recibir bendiciones.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad