Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Las Relaciones Humanas (1) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-05 23:20:36

Las Relaciones Humanas (1)

Permítanme transcribir, adaptándolo, un documento escrito por el señor ingeniero Alfonso León Cancino, que conocí recientemente en Barichara.
Las Relaciones Humanas (1)

Dice así: “Hemos insistido en analizar la condición humana que consiste en el imperativo de vivir en sociedad para solucionar mutuamente las necesidades y para poder compartir con los semejantes. Hoy nos referiremos a cómo esa convivencia requiere de acatamiento de ciertos principios y comportamientos que hacen más llevadera la interrelación entre las personas.

Entre estos principios está en primer lugar el respeto que se debe a los demás como consecuencia de que nuestros derechos llegan hasta donde empiezan los derechos de los demás. Nadie debe pasar por encima de la propiedad o el motivo de interés de otra persona. El respeto al otro debe incluir campos tan sagrados como la aceptación y la tolerancia de las características ajenas, de su privacidad, de su personalidad y de su vida, honra y bienes.

Otro fundamento es tener presente que todo ser humano es una criatura de Dios y que, como tal, debe ser respetada integralmente. Entre las obras de la creación la más importante es el hombre y no tiene sentido que sea él mismo quien atente contra la dignidad de sus semejantes. Las religiones ponen en primer lugar de su veneración a la divinidad, pero a renglón seguido le dan toda la importancia al ser creado a imagen y semejanza de Dios.

Una virtud imprescindible en las relaciones humanas es la tolerancia. Todos poseemos infinidad de limitaciones y si no se soportan en los demás tampoco ellos estarán dispuestos a tolerarlas en nosotros. El saber llevar con paciencia los defectos o equivocaciones de los demás es una señal de nobleza, y un pasaporte para obtener su aprecio y colaboración.

Nada hay que asegure tan ampliamente la amistad y la simpatía de los demás, que la generosidad. El desprendimiento que ella implica, es algo a lo cual nadie se resiste. Se puede ser generoso con el tiempo, con el conocimiento o con los recursos que se poseen y ello siempre originará sentimientos de gratitud y simpatía de parte de los demás.

La convivencia pacífica y en armonía es necesaria para adelantar cualquier propósito. Si la persona no cuenta con la buena voluntad de los demás, es muy probable que vea frustrada sus expectativas. Nada es más inteligente que lograr la estrecha colaboración de las personas involucradas en cualquier actividad.
 
El lubricante de las buenas relaciones es el humor. Cuando las personas tienen la espontaneidad y la alegría necesarias para hacer chistes, aún en las situaciones cotidianas, seguramente crearán un ambiente distensionado y propicio para las buenas relaciones humanas, ya que los otros entrarán en confianza y sentirán los vínculos amistosos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad