Réquiem por el Sello Negro | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 09:56 am

Réquiem por el Sello Negro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-05 23:25:21

Réquiem por el Sello Negro

Antes, cuando uno no sabía que era hipertenso, le caía muy bien el aguardiente.  
Réquiem por el Sello Negro

Sobre todo cuando llov√≠a, pues el ruido del agua al caer sobre los tejados o la tela de lluvia que se desprend√≠a al frente de la ventana, lo incitaban a iniciar la fiesta del aguacero, con ese sabor a an√≠s acompa√Īado de un pringue que le cuarteaba a uno la lengua y se pon√≠a como un caballo desbocado. Entonces lleg√≥ la hipertensi√≥n y adi√≥s el aguardiente que ven√≠a muy bien, entre otras cosas, con la comida pesada que abord√°bamos.

Y viene el periodo del whisky porque ayudaba a bajar la tensi√≥n, era por lo menos la excusa, y adem√°s por ese sabor a√Īejo, a cava, a bodega que se alimenta por a√Īos del tiempo necesario para convertirse en una agua de vida. ¬†

Primero el whisky de varias maltas, de acuerdo con la estación del bolsillo, bien fuera los de combate como el Johnny Walker sello rojo, el Black and White, el Ballantines, o el Usher que envasaba Puyana y por cierto en alguna ocasión me resultó premiado, porque venía un zancudo que nadaba como pez en el agua en la botella verde.

O los mejores de varias maltas como el Sello Negro, el Chivas, el Buchanans, el Old Parr, entre los cuales mi preferido era el Sello Negro, precisamente por ese sabor a madera, rotundo, evocador, profundo.¬† Qu√© grato era destapar un sello negro, acercar primero la nariz a esa energ√≠a guardada, que la cava encierra por a√Īos y dejar fluir su c√°lido mosto nariz arriba, mientras las pupilas se alistaban para profanar ese n√©ctar de dioses.¬†

Luego los whiskys de una sola malta enviados desde Boca Rat√≥n por un concu√Īado amable y generoso, el Balvenie 2l a√Īos, los Glen de l8, que uno no sabe si se trata de un cog√Īac o de un vino de mucha solera.¬† Ah√≠ s√≠ la nariz y la lengua estallan en la improvisada org√≠a del sabor que se sube luego a la cabeza y le dise√Īa el para√≠so tal cual es, porque pasa bien pegado a las estrellas.

Pero a pesar de todo, por aquello de la estaci√≥n del bolsillo, mi preferido segu√≠a siendo el sello negro, tanto puro como en las rocas, o a√ļn agreg√°ndole agua, porque el sabor si bien es cierto se diluye un tanto, no se perd√≠a.¬† En tanto que un whisky de malta se estropea con el hielo y todav√≠a m√°s con el agua.¬† Es para tomarlo al estilo ingl√©s, puro. ¬†

Sin embargo el √ļltimo sello negro que compr√© en el supermercado me supo a perfume, como los pachulies que produc√≠a las Rentas de Santander hace unos a√Īos, y se evapor√≥ aquel sabor a madera, a tiempo, que el sol hab√≠a cuajado all√≠ convertido en agua de vida.¬† No fui capaz de seguir tomando de esa botella y la archiv√© como un recuerdo, como un viejo amor, lleno de nostalgia.¬† Y me val√≠ de un modesto Black and White para pasar la noche, pero con el dolor del sello negro en el alma.

Otro comentarios: raulpachecoblanco.blogspot.cim

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad