38 a√Īos confeccionando para el mundo infantil | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
22ºC
Actualizado 09:38 am

38 a√Īos confeccionando para el mundo infantil | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-09 05:00:00

38 a√Īos confeccionando para el mundo infantil

Orlando Castro Saavedra, dice las cosas sin pelos en la lengua. Para él, el mercado y producción de moda infantil, sello de Bucaramanga en el mundo, se quedó en las manos de unos cuantos empresarios, el resto ha sobrevivido a la intemperie.
38 a√Īos confeccionando para el mundo infantil

Contrabando, competencia desleal, cierre de exportaciones a países vecinos y reducción del margen de rentabilidad, pese a que han aumentado la producción, son los mayores flagelos por los que atraviesa el sector.

Sin embargo, √©l persiste en su sue√Īo, en la empresa que le dio todo en la vida y a su familia, con la distribuci√≥n de las marcas Pegoticos y Cristian Baby.

Lleva 38 a√Īos de su vida ¬ďhaci√©ndole cachucha a esto¬Ē, como dice.

Lo primero que comenta es que la situación ya no era la de antes.

¬ďHoy en d√≠a tenemos mucho m√°s trabajo pero menos ganancias¬Ē, relata.

Esa misma reducción ha hecho que la planta en la que contrataba directamente a un gerente, subgerente, administrador, ingenieros de sistemas, ingeniero de corte y hasta coordinadores de maquinaria, se cerrara mucho más. Sin embargo, gracias al modelo de trabajo por satélites hoy sostiene el empleo de casi 150 personas, que están detrás de la producción de las reconocidas marcas.

Por eso contin√ļa luchando como muchos otros empresarios del sector, a pesar de que ha visto c√≥mo muchos de sus amigos han perdido sus empresas.

De pa√Īuelos a confecci√≥n infantil

El título que lo acredita como técnico en electrónica está colgado en una pared de su oficina.

Sin embargo, sólo es un papel que no se compara con las otras distinciones y certificados que lo hacen ver como un exponente en propiedad de las confecciones del país.

También es profesional en ventas y tomó experiencia siendo vendedor de empresas como Comertex y Banitex.

De esas experiencias pudo conocer el negocio en forma y ver que era rentable, por lo que de all√≠ le surgi√≥ la idea de dedicarse a vender pa√Īuelos.

De ese momento todavía se acuerda con lujo de detalles cómo era que se trabajaba, junto a su esposa y tres empleados.

¬ďLa cortadora era un cuchillo zapatero, la mesa de cortar era el piso y nosotros en cuclillas cortando las telas. Los vend√≠amos en docenas y medias docenas¬Ē, dice.

Así continuó hasta que se fue formando la empresa. Sin embargo, con el tiempo, la necesidad de los clientes les fue indicando el camino que debían seguir: la confección de ropa infantil.

As√≠ que se equiparon para dar la batalla, ¬ďen ese tiempo uno incrementaba su capital muy r√°pido y pudimos ampliar mucho m√°s la empresa y comprar suficientes m√°quinas¬Ē, relata Castro.

Pero de cortar pa√Īuelos a confeccionar ropa infantil, hay un gran paso. Sin embargo, la pareja de esposos no dudo en explotar su creatividad.

¬ďCompr√°bamos de todas las tallas y yo con una navaja las desbarataba hasta tener el modelo, luego calc√°bamos el molde y as√≠ fuimos aprendiendo¬Ē, dice el gerente al explicar c√≥mo fue que naci√≥ la marca vestidos Leny.

Las primeras confecciones para ni√Īa se vend√≠an completamente a C√ļcuta, despu√©s el mercado se fue expandiendo en el pa√≠s. En este momento, las marcas son l√≠deres en Colombia.

Primero el mercado nacional

Una de las políticas que más reitera este empresario es no abandonar el mercado nacional. A juicio de Orlando Castro, el crecimiento de las ventas internas está por encima de las exportaciones.

¬ďA muchos les pasa que ponen todo en exportaciones y olvidan el cliente nacional, esa oportunidad nos la han dado las grandes empresas para ser l√≠deres en el mercado nacional. Nosotros llegamos a cualquier pueblo de Colombia a trav√©s de mayoristas¬Ē, dice el empresario.

Sin embargo, la lección no llegó en un libro, sino por vivencia propia, ya que la empresa hacia 1990 tenía sus ahorros en Bolívares.

Para este a√Īo la moneda extranjera alcanz√≥ uno de los picos m√°s bajos de la historia, llevando a la ruina a muchos empresarios santandereanos, incluy√©ndolo a √©l. Pr√°cticamente en ruinas, la √ļnica salida, como dice √©l, fue ¬ďllenar el carro de prendas e irme a los pueblos yo mismo a vender en las ferias y plazas¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad