Dónde pueden fallar las campañas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-09 05:00:00

Dónde pueden fallar las campañas

Los candidatos más efectivos son los que comunican al mismo tiempo que son fuertes o que también son cálidos. Nos gusta votar por personas con carácter, que demuestren adicionalmente que les preocupa lo que les suceda a los demás. Juan Manuel Santos, especialmente después de su paso por el ministerio de Defensa, comunica fortaleza, pero no emite suficientes señales de que le importa la gente.
Dónde pueden fallar las campañas

Por eso resulta incomprensible que cuando decidió que su campaña está en crisis haya resuelto tomar medidas para fortalecer la parte de su imagen que no está en duda, y haya debilitado aún más el aspecto afectivo. Se dispone a pelear por la presidencia a coñazos, recurriendo a JJ Rendón y al machismo político característico de los hombres fuertes, para establecer un mayor contraste con Mockus, pero sin tener en cuenta que su "negativo" en las encuestas es todavía bastante elevado.

En una campaña como la actual, en la que las cosas pasan con mucha rapidez, perder el favor del público o ganarlo suceden de pronto sin dar tiempo para reaccionar. Noemí Sanín, por ejemplo, iba a pasar a segunda vuelta con Santos y se iba a beneficiar en ella con los votos de los conservadores y de la oposición. Pero Santos le estaba sonsacando a los primeros y en las semanas anteriores a la elección, la gente de partidos distintos al Conservador que estaba dispuesta a votar por ella para parar a Arias, fue cambiando de opinión y decidió votar en la primaria de los Verdes para fortalecerlos. Esto desembocó en un auge de la popularidad de Mockus y principió a llamar más la atención votar por alguien radicalmente distinto a Uribe que por una opción uribista desteñida.

Una porción grande del electorado se fue detrás de un líder diferente, y ella quedó atrapada en el uribismo, de segunda. Era inevitable la posterior erosión de su popularidad que terminó siendo una consecuencia de la decisión que tomó de postularse como candidata conservadora. Vargas Lleras también quedó atrapado en el uribismo y no pudo usufructuar el gran esfuerzo que había realizado para construir un buen programa de gobierno que no supo o no pudo presentar oportunamente. Sus dotes como orador, su programa y el carisma que es capaz de proyectar se comenzaron a notar cuando ya la campaña iba por otro camino y la gente quedó preguntándose por qué, con todas esas cualidades, no pegó Germán.  

Pardo se equivocó de estrategia porque pensó que para establecer diferencia entre él y Uribe tenía que virar a la izquierda. Pero al país no le interesa ahora esa opción y Pardo no convence como izquierdista, aunque no lo hizo por oportunismo porque su vena humanitaria apuntaba en esa dirección desde antes. En el último mes ha presentado excelentes propuestas y ha demostraos sus cualidades como líder. Pero no lo hizo desde un principio cuando declaró que podía ofrecer justicia social y seguridad, pero totalmente dentro de la legalidad, como lo promete ahora Antanas. Habiendo encontrado ese filón no supo la riqueza que tenía a su disposición y se fue con politiqueros a buscar el Santo Grial a territorio clientelista.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad