De los males, el menor | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 07:56 pm

De los males, el menor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-10 05:00:00

De los males, el menor

“Entre un beso y un Pielroja, usted escoja”, decía la propaganda de unos cigarrillos que hace tiempo desaparecieron del mercado. La campaña por la Presidencia de Colombia llega a su final. Parodiando la ingeniosa frase hoy podemos decir: “Entre Juan Manuel y Mockus, usted escoja”.
De los males, el menor

A Juan Manuel Santos lo culpan de todo lo malo ocurrido en los ocho años del Gobierno de Álvaro Uribe: desde la olla podrida del DAS y los Falsos Positivos hasta el fracaso de las negociaciones en Ralito, que terminaron en extradiciones y con la culebra más viva que antes de Ralito.

Como si esto no fuera suficiente, Uribito le colabora con lo de Ingreso Agro-Seguro y los hijos del presidente con sus negocios de Zonas Francas. ¡Pobre Juan Manuel!, sinceramente lo acompaño en sus tribulaciones; necesita una piel de elefante para soportar la lucha por la Presidencia. No le ha servido de paraguas el éxito que tuvo con la Operación Jaque y “la seguridad democrática” que nos permite transitar por las carreteras sin los retenes de las Farc y otras organizaciones al margen de la ley, que en los tiempos de Pastrana eran de ocurrencia diaria en el país.

Antanas Mockus se muestra como un hombre honesto, ajeno a la clase política y sus vicios clientelitas, y es un artista para manejar el ridículo y explotar efectos teatrales que produzcan impacto. Con trucos de magia ganó la Alcaldía de Bogotá y fue tan buen alcalde que repitió mandato. El éxito que tiene en las encuestas se debe a que los colombianos estamos hastiados con tanta corrupción, en lo cual nos falta poco para alcanzar a Venezuela, y confiamos que con Mockus las cosas cambien, pero se nos olvida que la corrupción desde el Poder es tan vieja como el mundo. Desde los tiempos del Renacimiento Maquiavelo ha sido el Maestro de todos los Gobernantes; unos más, otros menos.

Los problemas de Colombia no están para que los resuelva un gobierno de filósofos, pero ensayemos con Mockus. En una ocasión un monje por equivocación descubrió la pólvora; en otra ocasión un científico por equivocación descubrió la penicilina. Puede suceder que con Mockus los colombianos por equivocación descubramos el esperado Mesías.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad