Publicidad
Jue Feb 23 2017
22ºC
Actualizado 09:14 am

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-11 05:00:00

Palabras Inútiles

Antanas Mockus recibía tremenda crítica de parte del santismo, por sus titubeos, errores, lagunas y equivocaciones, cuando al Partido de la U le tocó reconocer que no era más que un gigantesco iceberg de errores y pifias. Quisieron exigir a Mockus el don divino de la infalibilidad, que no le ha funcionado ni al Papa católico, y eso que tiene el patrocinio directo  del Espíritu  Santo.
Palabras Inútiles

El Candidato Verde demostró que da más credibilidad política reconocer los errores que parecer infalible, cosa que tampoco le ha funcionado al Señor Presidente, pese a su devoción. Errar es humano, dice el antiguo adagio, pero Mafalda nos recomienda no exagerar. Dicen que tienen una carta mágica bajo la manga, en este país consagrado al Corazón de Jesús: que Mockus es ateo, o que por lo menos no reza. Si embargo, a esta República de nada le ha servido tener presidentes rezanderos y camanduleros, pues si eso sirviera de algo ya habríamos conquistado a Marte. Mockus no es, pues, el anti Cristo, ni muestra el menor indicio de que vaya a molestar a alguien por sus creencias religiosas, políticas, sexuales o culinarias.

La campaña santista incurre en más errores de los que pretende corregir. Convertir al Señor Presidente en ventrílocuo de  cuñas radiales; contratar a J.J Rendón, célebre por sus maniobras inmorales y antiéticas; autoproclamarse alter ego del Señor Presidente, pretendiendo heredar el teflón y la popularidad presidencial, con la mala suerte de que el Presidente no perdió el teflón y sí endosó  toda la corrupción y politiquería a la campaña de la U;  pero ya volverán las oscuras golondrinas de las responsabilidades de cada quien. Y lo peor: no le funciona al candidato Santos el arte de la mentira, entre otras cosas porque no es artista. No sabe hablar en clave secreta o doble clave secreta, como lo hace el Señor Presidente o los verdaderos estadistas, para que los seguidores  entendidos sepan hacer o no hacer todo lo contrario de lo que el caudillo dice en público. Un ejemplo es lo que la Casa de Nariño dice –o no dice sobre la guerra sucia, los falsos positivos, las interceptaciones ilegales, los cohechos. No saben nada, nunca lo ordenaron  o fue a sus espaldas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad