Los rollos en los que nos meten los amigos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
21ºC
Actualizado 06:18 pm

Los rollos en los que nos meten los amigos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-11 05:00:00

Los rollos en los que nos meten los amigos

Seguro en su etapa universitaria más de una vez una de sus mejores amigas la llamó desesperada y le dijo: “por favor, sé que no te gustan esos planes, pero sal conmigo esta noche que el niño que me encanta irá con su amigo”. “Tu novio no tiene por qué enterarse, pues sólo me vas a acompañar y ya”.
Los rollos en los que nos meten los amigos

En ese momento usted se negó rotundamente porque no se imaginaba pasar una noche frente a alguien que no conocía y mentirle a su novio.

Pero lo cierto es que su amiga siempre se salía con la suya y usted terminaba asintiendo y pasando la noche más aburrida del mundo.

En ese rollo terminaba metida por una complicidad inocente: cumplirle a ella su capricho.

Incluso una que otra mentirilla dijo como: “Ella se quedará en mi casa esta noche”.

 

¿Cómo ve la complicidad entre amigos? ¿Alguna anécdota que recuerde?

Arturo

México

“Pienso que la complicidad debe ser al cien por ciento. He tenido que gastar tiempo y dinero para sacarlos de problemas económicos y sentimentales. La idea es que ellos sepan que cuentan con mi apoyo, que en la medida que yo pueda los orientaré. En cuestiones sentimentales mis amigos me pidieron cuando estaba en la preparatoria que los encubriera con sus novias;  yo no he tenido que acudir a esas excusas, siempre me las arreglo solo (risas), eso fue más en la adolescencia. Actualmente la ayuda que le das a un amigo no implica esas cosas. En el caso de que un amigo esté casado y esté pasando por esas, depende de las circunstancias lo ayudaría. Las ayudas van cambiando con la edad”.

Roy

Costa Rica

“Pienso que ellos me han ayudado más a mí con ese grado de complicidad. Me acuerdo en el colegio cuando me levantaba de la silla en pleno examen y le decía a la profesora que me sentía raro, mi amigo se acercaba y le decía a la profesora que yo había tenido problemas en casa para no presentar el previo”.

Jenny Alexandra

Colombia

“La verdad solo he hecho encubrimientos inocentes, nada que me haya generado problemas. Pienso que se necesita ser muy buen amigo para ser demasiado cómplice del otro”.

preguntas y respuestas

Eduardo Navas

Psicólogo social

¿Hasta qué punto debemos poner un límite a la complicidad entre amigos? Los valores son inquebrantables. Hay un valor principal y es el de “no hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti”. A partir de esa premisa debemos analizar qué me gustaría que me hicieran y qué no. Si afecta a alguien más esa complicidad lo mejor es decirle al amigo que no se está de acuerdo. Depende de la conciencia y esa escala de valores que tengamos para prestarnos o no para esa complicidad.

¿Cómo decirle a un amigo que no queremos caer en ese juego y que preferimos retirarnos? No está mal decirle a un amigo “en eso no me meto”. Es más, un verdadero amigo no se disgusta, sino al contrario lo agradece porque le permite darse cuenta que no debe caer en eso. Una forma sencilla para no involucrarse es decirle “soy un mal mentiroso y no voy a soportar que me pesquen con esa mentira”. Es hacerle ver a la otra persona que es difícil que una mentira se mantenga en el tiempo.

Es importante hacerle ver al otro que un verdadero amigo te corrige, te da directrices y te muestra si estás fallando.

¿Qué consecuencias pueden generarse de no poner freno a una complicidad que está afectando a alguien más? La principal consecuencia es personal. Quien se involucra en ese tipo de cosas empieza a vivir una doble moral. Los demás perderán la confianza entera en él o en ella, y lo peor es que no van a tener libertad para nada. Cuando una persona dice mentiras pierde la libertad para mirar a la cara al otro.

¿Cómo ver una complicidad de forma positiva por un amigo? Debería verse la complicidad como esa forma de escuchar a un amigo, de oírlo, de saber hasta qué punto puedo prestarle mi ayuda y hasta qué punto no. En este punto es importante tener en cuenta que uno de los grandes pecados es la traición hacia un amigo. Por eso es importante escuchar, pero no para darle después con un puñal por la espalda. Es bueno tener en cuenta la frase de Atahualpa que decía “ser amigo es ser yo mismo en otro cuerpo”.

Rollos complicados

1¿Más de una vez se le ha puesto la nariz como pinocho por las mentiras que ha tenido que sostener por su amiga o amigo ante su actual pareja?

2¿Sin que siquiera su amigo lo hubiese preparado usted tuvo que seguirle la cuerda sobre el viaje de negocios que tuvieron el puente pasado en San Andrés?

3¿Le ha reclamado más de una vez a su amigo por no haberle avisado que lo involucraría como excusa para verse con su amante?

4¿Le ha prestado dinero o en tal caso su apartamento de soltero a su amigo para que se vea con su amante?


preguntas y respuestas

Carlos Mauricio Peñaloza

Psicólogo especialista en PNL

Existen complicidades en la adolescencia como ‘encubrir al amigo con la novia’, entre otras situaciones. ¿Qué podemos decir de esa complicidad?

La complicidad en el caso de adolescencia hace parte de un proceso propio del desarrollo. Dentro de esa complicidad todo es anónimo dentro del desarrollo psicosexual del adolescente. Por eso los adolescentes miden a los amigos acorde con esa complicidad. Viven bajo lemas como “no me falles, no me defraudes”.

¿Qué pasa cuando esa complicidad pasa a la etapa de la adultez y un amigo se presta para encubrir la infidelidad del otro?

En esta etapa ya estaríamos hablando de un problema de carácter, de personalidad. Es más un reflejo de esa inmadurez emocional en la que se sigue usando la mentira para encubrir determinados comportamientos que no están bien.

Ese tipo de complicidad compromete el mapa mental de otra persona. Por eso es importante decir “yo no me voy a prestar para esas cosas”. En el mundo de los adultos esas cosas no se perdonan.

¿Cómo ponerle freno a la complicidad?

Es importante decirle al amigo que no se prestará más para esos juegos, que no puede ser cómplice de su infidelidad o de otras cosas más complicadas.

Una persona adulta debe agradecer ese gesto por parte de su amigo, en la medida que el otro decida acabar la amistad es bueno decirle “prefiero que me dejes de hablar, porque tienes un problema y tienes que asumirlo”. Es necesario dejarle claro al otro que la amistad no se valora por ese encubrimiento y que al contrario se debe actuar con la verdad.


Casos no tan inocentes

Si esas aventuras y situaciones de complicidad que hizo de adolescente pasaron a la etapa de la adultez ya tienen otra connotación.

Hace mucho dejaron de ser ingenuas y usted puede salir bien crucificado.

Si usted cree que debe encubrir a un amigo cuando se va de ‘juerga’ con otra niña que no es su novia o que debe encubrirle su infidelidad diciendo “él estuvo conmigo anoche”, está actuando indebidamente.

Si debe sostener una mentira o quebrantar la confianza de otros, no tiene claro los límites que deben existir en esa complicidad de amigos.

Rollos inocentes

1 ¿Más de una vez ha tenido que lidiar una pena de amor de una amiga, verla cómo se toma todas las botellas del mundo y llevarla de vuelta a casa poniendo su cara ante los padres de ella?

2 ¿Ha terminado convertida en detective tan solo por acompañar a su amiga a seguir a su pareja de la que sospecha infidelidad?

3 ¿Ha tenido que convertirse en la “mejor amiga” de alguien que detesta para buscar información que necesita una de sus amigas?

4 ¿En más de una oportunidad le ha dicho a los padres de su amiga que ella no se está viendo con su ex?

5 ¿Ha pasado la noche más aburrida del mundo por acompañar a su amiga a verse con ese niño que le encanta?

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad