Busque las Diferencias | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 09:55 pm

Busque las Diferencias | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-12 05:00:00

Busque las Diferencias

Busque las Diferencias

Estoy advertido de que los documentos programáticos no son, propiamente, objeto de ávida lectura por parte de los electores del común. Es al revés: Se trata de textos que son vistos como auténticos “ladrillos”; de lejos, son preferibles los comerciales, o los mensajes que los aspirantes logran pasar en los debates y las entrevistas. A la larga los factores que deciden el rumbo de los votos son lo que la gente ve, o imagina, de los aspirantes, el golpe de ojo, la envoltura, las frases claves repetidas. O los silencios recurrentes.

Ello ocurre así ahora cuando, por ejemplo, ser “liberal” o “conservador” ha dejado de convocar disciplina partidista alguna. Por culpa de las propias organizaciones políticas tradicionales, el número de fieles “sectarios” conservadores o liberales se ha reducido drásticamente. Que nadie piense en el trapo rojo ni en el azul de metileno como estandartes de un envión electoral de última hora. Por estos días, el único mar de leva tiene color verde.

Es muy interesante constatar, por ejemplo, que las propuestas de campaña de Mockus/Fajardo tienen impresionantes parecidos (fondo y forma) con las plataformas electorales de las campañas de Horacio Serpa y ésta de Rafael Pardo. Si fuera por estos contenidos programáticos, un expedicionario extranjero podría afirmar que Pardo es el timonel verde, o que Mockus es el actual líder del Partido Liberal Colombiano o que, por lo menos, ambos candidatos extraen sus lenguajes programáticos de las mismas canteras.

Claro, hay diferencias. Pero para encontrarlas hay que usar un mapa de escala más bien reducida. Los verdes abren su plataforma con la denuncia de la ilegalidad como “el principal freno al desarrollo económico y social de Colombia”. Hacen énfasis en que nuestros bloqueos históricos tienen mucho que ver con una cultura que convalida, facilita y entroniza la ilegalidad en la vida cotidiana.

Obviamente, el Partido Liberal y su candidato podrían suscribir como propio este diagnóstico. Pienso que estarían también dispuestos a que ésta fuera la declaración inicial de una plataforma mínima común.

Mockus presenta la “legalidad democrática” como una noción que se coteja con la “seguridad democrática”. Es redundante el calificativo que los verdes le dan a la legalidad que Colombia necesita. Pero, evidentemente, ello no sugiere que la seguridad es ilegal de por sí, o que la legalidad trae consigo elementos de inseguridad. Los que se inventan esta falsa disyuntiva están en el campo de quienes, apurados por el desafío verde, buscan una dialéctica controvertible donde sólo hay un dispositivo de comunicación. En verdad, ninguno de los candidatos y la candidata en liza tendría problema alguno en acordar que la legalidad ha de ser cubierta por un talante democrático, y que sin el imperio de la Ley ninguno de los problemas nacionales tiene salida.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad