Debates y encuestas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-12 05:00:00

Debates y encuestas

En teoría, la presentación de los aspirantes a la presidencia, en los debates televisados, constituye un interesante ejercicio intelectual, cuya evaluación debería servir de termómetro para medir su impacto en la opinión pública e inducir la intención de voto. Si esta premisa se cumpliera en la práctica, Vargas Lleras y Petro estarían encabezando el favoritismo, porque han formulado con brillo y coherencia sus planteamientos -cada uno desde su perspectiva ideológica-.
Debates y encuestas

En general, la nota de contraste la ha puesto Mockus, en términos de lenguaje y estilo: expresa con sinceridad lo que piensa, se nota al rompe, que no está inmerso en un formato prefabricado, su libreto es la espontaneidad, así a veces -extradición del Presidente y admiración por Chávez- sus respuestas pueden contener evidentes desatinos, que sus competidores le cobran sin contemplación; pero tiene el valor de rectificar sus errores, explicables en escenarios de audacia periodística que no son su fuerte.

Lo relevante es que lo que acontece en los debates no se refleja en las encuestas, porque la opinión, en esta ocasión, no está sintonizada con el espectáculo intelectual, ni siquiera con la consistencia de un programa; aquí la magia seductora se llama credibilidad. Condición que no se gana con un discurso inteligente sino con un pasado sin transacciones politiqueras y sin orientaciones ideológicas extremistas. Ahí reside la explicación del fenómeno Mockus. El paradigma no es el programa -muchas veces artificioso-, ni el brillo intelectual de quien lo expone, es la confianza que se ancla en el alma colectiva.

Se dice que Mockus no ha concretado cómo va a resolver los grandes problemas nacionales; es posible que técnicamente no existan propuestas puntuales en algunas áreas, pero hay un acervo de valores y principios que impregnan su discurso y que van implícitos en el mejor catálogo de soluciones: la verdad, la ética, la igualdad y la legalidad, servirán de contexto axiológico para construir el crecimiento económico con desarrollo social, pulcritud en el manejo de lo público y preservación de la seguridad, que se convirtió en política de Estado. Pero su mejor expresión programática es su impecable perfil moral y, a juzgar por las encuestas, está suscitando una gran convocatoria nacional.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad