Veinte a√Īos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-13 05:00:00

Veinte a√Īos

Es el plazo que como santandereanos optimistas debemos concederle al proyecto que acaba de iniciarse para la construcci√≥n de la doble calzada de Bucaramanga a C√ļcuta. Y ya empezamos con el pie izquierdo. Se registra un retraso de varios meses en la iniciaci√≥n de la obra; no hay dise√Īos ni costos definitivos;¬† sigue pendiente la negociaci√≥n de los predios que se afectan; ni se han desarrollado, ni se han concluido.
Veinte a√Īos

Simplemente extrapolamos lo que nos ha sucedido en la v√≠a al aeropuerto y consideramos el plazo de veinte a√Īos muy optimista, porque Santander, en este campo, contin√ļa hu√©rfano de autoridades municipales y departamentales y sin representaci√≥n alguna que exija respeto e imponga gesti√≥n a nivel del Congreso. Nuestras fuerzas vivas siguen disfrutando el sue√Īo de los estorbos y la obra se mantendr√° a la deriva, sin controles y naturalmente sin exigencias para que se cumplan especificaciones y plazos de ejecuci√≥n.

Si los famosos contratistas de esta obra son de la misma escuela y ralea que los contratistas de la obra al aeropuerto, este plazo puede ser corto, am√©n del calvario que debemos pacientemente ahora tolerar y capotear hacia C√ļcuta, como nos ha tocado con la obra de marras. Nunca estuvimos de acuerdo con esta obra porque siempre defendimos la nueva v√≠a por El Escorial, pero la dirigencia nortesantandereana, alegando que quedaba aislada Pamplona, impuso el criterio que m√°s le conven√≠a en oposici√≥n al proyecto m√°s productivo para nuestro Departamento. Ahora hemos quedado sitiados por las obras que en manos de contratistas irresponsables han convertido las v√≠as que comunican a Bucaramanga con el pa√≠s, en un revolc√≥n de tierra sin horizontes de soluci√≥n: la salida a Barranca, a Bogot√° y ahora a C√ļcuta. Podr√≠an, para coronar la faena, revolcar la salida a la Costa y quedar√≠amos hechos.

Una obra como esta, con el marco de la irresponsabilidad que cobija a todos sus actores, se convierte en la garrapata en el oído del paciente que sostenía a su médico. Cuando esta obra se concluya, recibida a parches y remiendos, se requerirá iniciar entonces su reconstrucción. ¡Qué cómodo vivir de locha…!

Escritor  Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad