Ebriorexia, un mal que embriaga | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-06 17:23:15

Ebriorexia, un mal que embriaga

Música, rumba y altas dosis de alcohol. Y eso sí, nada de comida.
Ebriorexia, un mal que embriaga

Este es el panorama que disfrutan las personas que padecen un nuevo trastorno alimenticio conocido como ‘ebriorexia’.

Se presenta sobre todo en las mujeres que carecen de autoestima y desean por todos los medios lograr una extrema delgadez.

La solución para ellas no sólo está en no comer o vomitar, sino además en ingerir la única caloría que trae el alcohol.

Precisamente, las mujeres son las principales víctimas de esta enfermedad.

¿Quiénes se han contagiado?

Los casos de personajes famosos salen y salen a la luz pública. Se conoce la situación de Lindsay Lohan quien no abandona su adicción al alcohol combinándolo con la anorexia; o los problemas de la misma Victoria Beckham. Se considera que los casos anónimos van en aumento.

Vanguardia Liberal le entrega una serie de alarmas para que usted detecte si sus hijos están cayendo en esta enfermedad y pueda tratarlos a tiempo con el profesional idóneo.

LA VOZ DEL EXPERTO
Sandra Sierra / Nutricionista

“Me parece gravísima la situación. Hay que mirar que el alcohol lo único que aporta son calorías vacías, es decir, aquellas que no tienen nutrientes. Y si lo miramos desde la cantidad que trae el alcohol, la cifra es alta. Por ejemplo, una cerveza tiene 84 calorías.

Además de hacer daño al organismo, están entrando en una gran desnutrición al no consumir ni vitaminas, ni micronutrientes, ni vitamina A.

Es bueno que la gente tenga claro que el alcohol no tiene un proceso normal y pasa directamente a la sangre, es terrible además el daño estomacal.
Lo principal es tener como base la parte psicológica, ya que estas personas tienen carencias emocionales.

Luego sí se entraría a adelantar un proceso nutricional lentamente para que el cuerpo vuelva a adaptarse a su proceso alimenticio”.

preguntas y respuestas
Liliana Urbano / Jefe del departamento de Bienestar Universitario UPB

¿A qué se debe esta tendencia de los jóvenes a trastornos alimenticios y en este caso la ebriorexia?
“Hay una gran influencia en toda la evolución del macrosistema y específicamente de la familia. Ha tenido mucho impacto esa búsqueda de  estatus y nivel económico. Los jóvenes ahora están a la deriva, se ha perdido el acompañamiento que hace que se monitoreen los hijos. Personalmente, estoy convencida que los hijos necesitan el acompañamiento de los padres, porque excederse en alcohol o limitarse hace trastornos que crean impactos”.

¿Existe algún estudio que refleje un panorama de la situación?
El Estudio Nacional de Salud Mental en 2003 determinó que existe en el país un trastorno por alcohol de 13.2%, y para la nicotina de un 2.9%. Si miramos en cualquier establecimiento universitario, impacta el consumo de cigarrillo y alcohol.

¿Qué personalidades son más flexibles a caer en la ebriorexia?
“Personas con familias disfuncionales, con padres separados, jóvenes que están solos. También aquellos que empiezan a creer que su proceso de autonomía está en esos comportamientos y no tiene principios fundamentados. Por eso juega un papel importante, la familia”.

¿Qué señales pueden tener los padres para detectar este tipo de enfermedad?
“Importante que sepan realmente dónde están sus hijos, quiénes son sus amigos, tiempo que frecuenta sus hijos.
Se trata de un asunto de confianza. Pero hay ciertos indicios como llegadas tarde, olor a licor”.

¿Cómo abordar el problema?
“El primer paso es el diálogo y tener un ojo visor para evaluar sus comportamientos. En ocasiones los papás dejan todo a la libertad”.

El aumento de consumo de alcohol en las mujeres es notorio. ¿A qué se debe este comportamiento social?
“Pienso que no es cuestión de género pero sí hay un impacto en esa búsqueda feminista. De tiempo atrás se ha querido nivelar otros planos  sin importar que vaya en degradación de la propia mujer. La búsqueda era hacia un estatus intelectual, posicionamiento de un cargo, pero nos quedamos tratando de rebasar esos aspectos, quisimos superar otros y no medimos consecuencias de ese impacto”.

LISTA
¿Cómo mejorar esos estilos de vida?

1 Tenga una disciplina deportiva que le permita mejorar efectivamente ese estilo en tiempo libre.
2 Importante los elementos nutricionales.
3 No descuide su desarrollo intelectual.
4 Consolide bases sólidas para su salud espiritual.

Diagnóstico
• Ebriorexia: Conocida también como drunkorexia (Estados Unidos).
• Pensamiento de una persona ebrioréxica: “No quiero comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta”. “Sólo consumiré esta caloría del trago y la pasaré bien y sin hambre, me sentiré llena”.
• Comportamiento:  Sustituir el alimento por alcohol y drogas como las metanfetaminas para inhibir el hambre.

La vacuna contra la ebriorexia

¿Qué debo hacer?
Si usted considera que padece de esta enfermedad, el primer paso es ser conciente del daño que se hace. Acepte que tiene un problema para que busque la solución y crea en ella. Posteriormente visite a un psiquiatra para que le ayude a combatir su problema psicoactivo. De igual forma siga un tratamiento de la mano de un psicólogo que le ayude a resolver esas carencias emocionales.

Cumpla al pie de la letra las recomendaciones del nutricionista para que su organismo vuelva a encaminarse en su normal proceso alimenticio.

Alcohol en Bucaramanga

Teniendo en cuenta que en la región oriente existen niveles epidemiológicos del 22. 23%, el Centro de Estudios Epidemiológicos de la UIS adelantó una investigación sobre el consumo de alcohol en Bucaramanga.

Fueron 601 las personas encuestadas entre los 18 y 60 años.

No se tuvo en cuenta al consumidor social que tiene contacto con el licor sólo en fiestas ocasionales.

Se abordaron 200 cuadras de todos los estratos sociales, teniendo en cuenta que ningún encuestado estuviera inscrito en instituciones contra el alcoholismo.
Su objetivo: detectar cuáles eran los índices de consumo de alcohol en los bumangueses y cuáles eran los factores que más incidían en dicho comportamiento.

De acuerdo con el informe presentado por Óscar Fernando Herrán Falla, ND. Especialista en Docencia Universitaria, Msc. Epidemiología, se pudo determinar que:
1. La edad media del consumo de alcohol fue de 15,9 años; un año más tarde en las mujeres.
2. La edad media a la primera embriaguez fue de 17.6 años, dos años más tarde en las mujeres.
3. El 88.7 % de la población encuestada consumía alcohol.
4. Iniciar el consumo de alcohol antes de los 16 incrementa la probabilidad de ser un consumidor en un 17%. Embriagarse antes de los 16 aumenta la probabilidad de consumir alcohol en un 11%.
5. El incremento de la expresividad y la sexualidad así como razones de desinhibición y sentimientos de poder aumenta la probabilidad de ser consumidor en un 11% y 37%, respectivamente.
6. Disminución de la tensión y disminución de la tensión psicológica aumenta en un 14% y 12% respectivamente.
7. El hecho de consumir alcohol está más asociado con el contexto social y la interacción grupal (desinhibición y sentimientos de poder) que con el  comportamiento individual (incremento de la expresividad y la sexualidad, disminución de la tensión física y disminución de la tensión psicológica).
8. La variable que ocupó el mínimo porcentaje fue ‘soy mejor amante después de unos tragos. La más alta: “cuando estoy tomando me siento como yo quiero y cuando las mujeres toman son más frescas con el sexo”.

LISTA
Del resultado se puede deducir que:

1 Es importante retardar la edad de inicio del consumo de alcohol.
2 Reforzar los elementos positivos asociados con la identidad individual, de grupo.
3 Las relaciones de poder y el liderazgo deben ser objeto de futuras intervenciones en escolares y adolescentes para disminuir la prevalencia de consumo de alcohol.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad