Santos no es Colombia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-16 05:00:00

Santos no es Colombia

Me causa curiosidad la ligereza con la que algunos denuncian la intervención extranjera en la política colombiana. Últimamente, cada vez que Hugo Chávez sale con alguna de sus diatribas contra Juan Manuel Santos, los noticieros y los periódicos colombianos, como caja de resonancia, salen como plañideras a hablar de la intervención del presidente venezolano en el proceso electoral o en los asuntos internos de Colombia.
Santos no es Colombia

A su vez, el presidente Uribe y su brillante Canciller hacen lo propio y hasta se ponen a exigirles a organismos multilaterales que se pronuncien contra los atropellos del comandante de la Revolución Bolivariana.

En este país, nadie en su sano juicio le prestaría atención a las impertinencias de nuestro lenguaraz vecino, si no fuera por la trascendencia y el bombo que le dan los medios a sus declaraciones.

Injerencia no es otra cosa que inmiscuirse o tratar de meter baza en asuntos que no tienen qué ver con uno; es opinar sobre algo que a uno no le han preguntado. Es también entrometerse, o, como dice el diccionario, “meterse donde no lo llaman, inmiscuirse en lo que no le toca”. Entendidas así las cosas, es indudable que el presidente venezolano es un metiche profesional. Y cuando él se pone a dar opiniones sobre el proceso electoral colombiano o uno de los candidatos presidenciales, pues sí, se está entrometiendo, ¿y qué?

Es de todos conocido que Chávez y el candidato del Partido de La U tienen un asunto personal sin resolver, motivo por el cual el hombre de la boina se refiere a Juan Manuel Santos en términos desobligantes, que en ocasiones hace extensivos a la situación binacional. Y aunque hoy, como candidato en campaña, nuestro ex ministro de Defensa se muestra muy discreto y posa de víctima, no podemos olvidar las bellezas que ha dicho del señor Chávez Frías en el pasado reciente. Pero repito: esa es una pelea de cocina a la que no se le puede dar una dimensión que no merece; ni mucho menos salir a hablar de intromisión de Chávez en nuestros asuntos internos y no sé qué otras ridiculeces.

Por eso tiene razón el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, al decir que no hay intervención de Chávez en la campaña. Si estuviera financiando a algún candidato, o promoviendo alguna acción que alterara el proceso electoral, ahí sí estaría interviniendo; pero no es así. Muchos aquí quedaron insatisfechos con la declaración de Insulza, pese a que manifestó que “no es una buena práctica y no debe pasar”. ¿Qué más esperaban? ¿Que le rompiera la cara, ***? Así no funciona la diplomacia.

Los medios y los políticos colombianos deberían ignorar por completo las impertinencias que dice Chávez, y dejar que éste resuelva con Santos su problema personal, así sea a trompadas. Pero no podemos hacer de eso un problema nacional, pues ni Chávez es Venezuela, ni Santos es Colombia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad