De la adivinación y el silencio | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
22ºC
Actualizado 06:07 pm

De la adivinación y el silencio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-16 05:00:00

De la adivinación y el silencio

Que todas las lunas sean lunas de miel, lo canta Joaquín Sabina. El momento propicio para grandes fraudes  es cuando el ciudadano está embelesado en mirar la luna o  en resolver por las vías democráticas (o en  precaria democracia) el problema del poder.  
De la adivinación y el silencio

¿Quién no está vibrando hoy con el cabeza a cabeza de Santos y Mockus? Es natural que esto suceda; se enfrenta el régimen  por primera vez  a un profeta. El debate era entre políticos, amangualados en la mayoría de los casos  y no despertaba mayor interés en el ciudadano que militaba en el importaculismo. En este momento de gran distracción, a nadie le interesa que 1.500 títulos para la explotación del oro se hayan aprobado en torticería y que 7.700 más estén por aprobarse sin que el impacto ambiental nos preocupe. El mundo está comiendo oro y el agua y los demás daños al medio ambiente nos importan un pepino.

El fenómeno es este. Los chinos comunistas quieren parecerse a los gringos  capitalistas de franela y se ponen cadenas de oro; no existe un camionero chino que no porte una manilla de oro. Los hindúes también. Hoy en Norte América, el oro es para el ciudadano del común, la única moneda que no se devalúa, que le asegura  en el viaje a la eternidad, carro, comida  y un buen hotel. El mundo guarda hoy más que nunca para las malas épocas, alhajas de oro. Los informes económicos de la prensa dicen que la onza de oro se pagó a US $1.200,20 el viernes en la bolsa de Londres. Esto ha hecho que en Colombia la fiebre del oro desborde todas las conciencias.

En Santander la Greystar inició trabajos, ya, léase bien, en la zona del Páramo de Santurbán, a 3.200 metros de altura, con lo que se afectará todo el recurso hídrico de los Santanderes. Allí nacen el Rio Catatumbo, el Tarra y el Pamplonita que mueren en Venezuela. Además aguas vitales para Bucaramanga, los Ríos Tona y Suratá, miles de quebradas y riachuelos, lagunas y humedales preciosos, todo un  complejo hídrico que nos garantiza agua por muchos años. La Fauna y la flora también morirán. Los venados blancos de que hablaba Cote Lemus. No más por esto deberíamos estar en la calle protestando. Explotación a  cielo abierto como la que se pretende en el páramo de  Santurbán es un crimen de lesa humanidad. Preguntémosles a quienes se disputan el poder, ¿Alguien será capaz de enfrentar  y detener la codicia del oro? ¿Se lavarán las manos ignorando el problema, ya que las alteraciones del planeta son lentas y todos queremos en el  momento llenarnos de dinero e ilusiones?

Volvamos a lo que nos entretiene. Veo en las encuestas que la ola verde se detuvo. ¿Qué pasa? La razón es esta. No existe mayor temor en el hombre que las tinieblas de la incertidumbre. Si Mockus quiere ganar, debe prender las luces de neblina de su carro, vamos en un páramo o le sucederá lo que le dijo el diablo a Zaratustra un día “Dios tiene su infierno, su amor por los hombres. Dios ha muerto, ha sido su piedad por los hombres lo que lo ha matado. “Es preciso sujetar el corazón, si lo dejas marchar, cuan rápido pierde la cabeza”.  Yo no lo dije.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad