El sector agropecuario, entre campesinos y terratenientes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-16 05:00:00

El sector agropecuario, entre campesinos y terratenientes

Hoy Colombia mantiene un debate permanente entre las diferentes fuerzas políticas y las fuentes de poder que representan por un lado a los campesinos o la ruralidad y por el otro, los agro negocios, con apariencia de ser irreconciliables pero partes de un todo, que muestra tradición y modernidad, antiguo y nuevo orden, discurso y acciones contradictorias focalizadas en las cuestiones agrarias y las relaciones de poder.
El sector agropecuario, entre campesinos y terratenientes

Debemos reflexionar para entender el reto de entender la ambivalencia que se presenta en la práctica en el discurso a favor de los campesinos  y por otro lado de propietarios de tierra y empresarios rurales que hacen parte de una inmensa red de relaciones sociales, configurando tensiones, acuerdos, divergencias, identidades, adversarios y aliados.

Si logramos entender el t√©rmino de agro negocio, concebido como expresi√≥n de uni√≥n, de generaci√≥n de riqueza a partir de la noci√≥n de cadenas y unificador de procesos, empresas y actores, estaremos entendiendo el camino que debemos emprender entre todos, sin pensar que primen unos sobre otros. Si logramos entender que el productor de la semilla, el vendedor de los insumos y de maquinaria, el productor de granos peque√Īo, mediano o grande, el productor de concentrado, productor de carne a trav√©s de cualquier especie, el procesador, el transportador, el mayorista y minorista, el peque√Īo o gran mercado y la importancia del cliente en la cadena, estaremos entendiendo que todos estamos montados en la misma cadena y deben primar las pol√≠ticas que beneficien el conjunto generador de riqueza y¬† de empleo. Ah, y no debemos olvidar al due√Īo de la tierra, quien queramos o no, hace parte de la cadena.

A veces pensamos que la pobreza est√° dada por ser o no propietarios de tierra. Les cuento que la compa√Ī√≠a m√°s grande agr√≠cola de la Argentina, El Tejar, es propiedad del se√Īor Soros, que no es ning√ļn pobret√≥n y desarrolla los cultivos en tierras arrendadas o en contratos de integrados. La pobreza nos la da otra condici√≥n diferente, como la ignorancia, la falta de tecnolog√≠a, la falta de un mercado asegurado, la falta de una distribuci√≥n adecuada, los insumos caros para unos productos baratos, los riesgos clim√°ticos, la falta de escala, la poca utilizaci√≥n del producto como en el caso de frutales que s√≥lo logran llegar en un porcentaje bajo con p√©rdidas altas por diferentes causas.

Claro que es mejor ser el due√Īo de la tierra, como es mejor ser rico que pobre, sano que enfermo. Pero no nos podemos trancar por eso, porque nunca encontraremos la soluci√≥n perfecta ni la reforma agraria ideal. Lo que es importante para el tema que tratamos es el usufructo de la tierra, que en muchos casos debe ser de largo plazo cuando se requieren adecuaciones costosas, o se har√°n inversiones en partes de la cadena que dependen de una masa m√≠nima para ser rentable. Lo que es perverso es el alquiler por cosecha, porque ninguno adec√ļa y eso no le conviene ni al propietario.
Lo que debe existir es un impuesto predial alto que baje en forma grande si es utilizada la tierra, pero que haga muy oneroso dejar las tierras para valorización o acumulación como símbolo de poder. Unámonos con esto y así empezaremos a construir en conjunto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad