Palabras In√ļtiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-18 05:00:00

Palabras In√ļtiles

El c√©lebre inicio y principio rector de la novela de Franz Kafka El proceso dice: ¬ďAlguien debi√≥ de haber calumniado a Josef K., puesto que, sin haber hecho nada malo, fueron a arrestarlo una ma√Īana.¬Ē
Palabras In√ļtiles

La premonici√≥n kafkiana raya en la profec√≠a, pues la destrucci√≥n sistem√°tica de la individualidad, hasta convertirnos en cosas iguales, ha sido el signo distintivo de la vida social contempor√°nea, y es lo que han heredado las democracias victoriosas de los totalitarismos. Siempre ha existido la calumnia, la mentira y la infamia, pero sus proporciones industriales y masivas, son t√≠picas de nuestra √©poca, en particular de la pol√≠tica. En el desmemoriado pa√≠s del Sagrado Coraz√≥n, nos lo hacen olvidar con m√°s frecuencia que en otras rep√ļblicas, como lo muestran los resultados entre una encuesta y otra: la memoria no cuenta. Y hacia el final de la odisea, en la que K. quiso saber de qu√© lo acusaban, encuentra un tr√°gico consuelo en la conversaci√≥n con el sacerdote en la catedral: ¬ďNo ¬Ėdijo el sacerdote-, no hay que creer que todo sea verdad; hay que creer que todo es necesario. Una opini√≥n desoladora ¬Ėdijo K.-; la mentira se convierte en el orden universal.¬Ē Y K. sucumbe.

Primero quisieron exigir al candidato Mockus el don de la infalibilidad, luego fue sometido a implacable Auto de Fe medi√°tico ¬Ėdigno del siglo XVII, y en el que el pobre sacr√≠lego del siglo XXI ya estaba condenado de ante mano, pues un supuesto hereje no puede regir los destinos de nuestra sacra rep√ļblica, que se auto proclama laica en el texto constitucional. La ciudadan√≠a tiene el sagrado derecho a exigir que en los asuntos p√ļblicos, la religi√≥n, que tantas cat√°strofes criminales ha causado a la humanidad, se mantenga en la esfera privada de los creyentes. Es inaudito e inadmisible que la intolerancia religiosa volviera a sacudir nuestra violenta historia republicana. Ahora tenemos al falso psiquiatra Montaner ¬Ėpara alegrar m√°s la campa√Īa- diciendo que es histri√≥n y no podr√≠a gobernar; as√≠ es la picaresca.

Post scriptum. Siento en el alma el dolor de Jos√© Saramago, Premio Nobel de Literatura: ¬ďLas l√°grimas del juez Garz√≥n son hoy mis l√°grimas¬Ē. Una cosa es el perd√≥n del Estado y otra la desmemoria hist√≥rica.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad