Pragmatismos y mesianismos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

Pragmatismos y mesianismos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-19 05:00:00

Pragmatismos y mesianismos

Pragmatismos y mesianismos

Ahora bien, el valor social e histórico de estas acciones se vuelve dudoso, o definitivamente nocivo, cuando el camino de los buscadores del poder se cubre de reacciones y giros impulsados exclusivamente por el cálculo electoral. Esta forma de andar en política ha sido inherente al funcionamiento de las democracias. El cinismo se viste de habilidad política, se disfraza de pragmatismo: Un pragmatismo sin principios. Colombia no es el peor ejemplo del cinismo con que se maneja la política electoral, pero  aquí llegamos muy lejos en esa práctica.

En referencia al cinismo que degrada el valor social de la política, Winston Churchill dijo que “hay (personas) que cambian su Partido  en defensa de sus principios;  otros cambian sus principios en defensa de su Partido”. Añado, ante la experiencia local: Muchos cambian sus lealtades políticas al ritmo de las coyunturas electorales, porque los partidos políticos mismos no han sido lucientes estandartes de lealtad ética o política; porque los partidos políticos históricos han sido agentes de un cinismo a veces  realmente vergonzoso y han admitido que se cometan actos sumamente reprochables contra el interés público.

Los candidatos y la candidata, a excepción de Petro, con diferentes dosis de reincidencia se han ido a donde coyunturalmente están los árboles que dan más sombra. En algunos casos las vueltas y revueltas han sido realmente de vértigo y con frecuencia éstas han estado signadas por el puro cálculo y no por la promoción de los principios. Más acá de las discusiones sobre la limpieza de la actual campaña y sobre la “viveza” de los publicistas profesionales, a mí, como ciudadano, me gustaría que Santos estuviera manejando su campaña bajo otros alares partidistas y sin presentarse esencialmente como el auténtico tomador de la posta uribista.

El ascenso de Mockus podría darle un viraje muy fuerte a  la historia política de Colombia o, alternativamente, podría ser fuente de una nueva frustración, de la espera de un nuevo Salvador.

Lo que ha ocurrido con Mockus es expresión de dos características de la sociedad colombiana contemporánea: Por una parte, el cansancio de amplios sectores sociales con el generalizado abuso de los dispositivos políticos y electorales y con el espectáculo de corrupción de las instituciones políticas. Y por la otra, el predominio de una cultura que percibe al líder como un un mesías capaz de derrotar, él, al enemigo.  Votaré por Pardo el domingo 30. La próxima semana explicaré mi voto.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad