Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
23ºC
Actualizado 12:08 pm

Las raíces son las que permiten crecer | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-20 05:00:00

Las raíces son las que permiten crecer

Las raíces son las que permiten crecer

Una situación de estas características se vive desde la semana pasada en lo que comenzó como un mesurado debate entre las directivas de la Escuela Normal Superior de Bucaramanga y la alcaldía, alrededor de la futura construcción del Intercambiador de la carrera 27 con Quebrada Seca que, según el proyecto existente, derrumbaría 2 mil 412 metros del colegio para permitir el desarrollo de la obra.

La situación tiene varias características de interés particular para la ciudad. Una de ellas es el hecho de que se afecta una edificación centenaria con un valor arquitectónico indiscutible que, en otras latitudes, recibiría la atención permanente del gobierno local para su conservación y mantenimiento en tanto es un valor cultural y aún turístico de la ciudad. El proyecto en mención prevé una intervención que dará al traste con la estructura en general por cuanto afecta definitivamente su concepto.

Además, estamos hablando de disminuir el espacio vital de una institución escolar que atiende diariamente a 3 mil 800 estudiantes y que, además, acaba de ser exaltada por las autoridades nacionales como la tercera en importancia entre las de su clase en el país. Las directivas del colegio han dicho que, según lo que han conocido del proyecto inicial que tiene la alcaldía, lo que habría que demoler corresponde a área verde, además de laboratorios y aulas de informática, entre otros.

Por otro lado, es indudable que la ciudad, desde hace ya tiempo, requiere de estos y otros intercambiadores. Su puesta en funcionamiento debe agilizar el transporte, con el consiguiente beneficio para la ciudadanía, pero una obra física y educativa del calibre de la que adelanta y por la que se ha caracterizado la Normal Superior, no puede caer derrotada por las picas y las palas de un progreso ciego y sordo ante estos valores fundamentales.

Tranquiliza el hecho de que el Alcalde haya respondido a este periódico que él mismo defenderá la integridad arquitectónica y pedagógica de la Normal, pero preocupa que en su respuesta a nuestros periodistas estuviera la revelación de que a él se le había informado que sólo derrumbarían 300 metros, cuando son más de 2 mil los que están contemplados.

Qué bueno sería que urbanistas, arquitectos e historiadores hicieran equipo en favor de la ciudad y antes que pensar en demoler edificios de tanto valor, se pensara en integrarlos y destacarlos en las obras públicas para que esta ciudad no cometa el irreversible error de desarraigarse para crecer.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad