Subastan pinturas de participante de expedición de Scott al Polo Sur | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 05:35 am

Subastan pinturas de participante de expedición de Scott al Polo Sur | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-21 14:49:17

Subastan pinturas de participante de expedición de Scott al Polo Sur

Subastan pinturas de participante de expedición de Scott al Polo Sur

El pintor y archivero, Edward Archibald McKenzie, viajó a bordo del Terra Nova, encargado de la sala de máquinas: tenía sólo 22 años y, tras mentir sobre su edad llevaba ya varios trabajando en la Royal Navy.

McKenzie se impuso a otros 8.000 voluntarios, todos ellos ansiosos como él de alcanzar la gloria, y formó parte del equipo de 65 hombres que se embarcaron en aquel ballenero con 19 ponies, 33 perros y tres trineos de motor.

El capitán Scott no sólo fue batido en la conquista de la Antártida por el noruego Roald Amundsen, que se le adelantó en 33 días, sino que en el viaje de regreso perecería de hambre y frío durante una tormenta junto a sus cuatro acompañantes.

McKenzie, sin embargo, sobrevivió a aquella aventura y conservó celosamente el material de archivo reunido entonces hasta su muerte en 1972, a la edad de 84 años.

El diario con sus meticulosas descripciones de la vida a bordo está ilustrado con imágenes que tomó Herbert George Ponting, uno de los pioneros de la fotografía en la Antártida, e incluye un ejemplar dedicado de su libro "The Great White South".

El diario incluye observaciones sobre la caza de aves así como una nota en la que McKenzie describe el momento, en 1911, cuando los participantes en la expedición se enteran de que Amundsen se les ha adelantado.

Aquel descubrimiento fue fatal para el explorador inglés, que decidió pese a todo seguir adelante como si nada hubiera ocurrido.

Para McKenzie y otros miembros de la tripulación resultaba casi milagroso el hecho de haber llegado a la Antártida en un ballenero que tenía ya 25 años y hacía agua por todas partes, lo que obligaba a los marineros a utilizar continuamente las bombas para achicarla.

En 1913, el Terra Nova regresó al brazo de mar de McMurdo con la esperanza de recoger a los héroes a su regreso de la conquista del polo, pero el diario describe el terrible momento cuando se tuvo conocimiento de que los cinco habían fallecido durante el viaje de regreso.

A su vuelta a Inglaterra, McKenzie sirvió en la Armada durante la Primera Guerra Mundial y luego en la Policía del Támesis, apagada ya su sed de aventura y deseoso de un trabajo más estable y seguro.

En las acuarelas del viaje que su subastan puede verse el barco entre los hielos, los perros que tiran de los trineos, algunos de los ponies transportados hasta allí por los expedicionarios y ejemplares de la fauna local como ballenas, pingüinos y otras aves marinas.

Según Alan Judd, de la casa de subastas Bamfords, de Derby, McKenzie hizo además un modelo a pequeña escala del Terra Nova, que no sólo fue exhibido en el Museo de la Ciencia de Londres, sin que se utilizó para la película "Scott de la Antártida", de 1948.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad