Asuntos de la Fe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-22 05:00:00

Asuntos de la Fe

Los a√Īos electorales traen una curiosa din√°mica que genera tanto angustia como esperanza en los ciudadanos. Sucede que durante esta √©poca los organismos judiciales y de control s√ļbitamente sacan nuevos hallazgos o pronunciamientos que previamente hab√≠an sido o archivados o sometidos a interminables procesos de investigaci√≥n.
Asuntos de la Fe

Igualmente, Padres de la Patria que hab√≠an pasado desapercibidos en sus posiciones se pronuncian sobre los temas m√°s diversos, mientras se alinean con sus candidatos en defensa de una plataforma de partido que una vez conocido el escrutinio de los votos y el favor del elector se diluye en agendas individuales. En un arrebato de querer honrar lo p√ļblico, las acciones de alcaldes y gobernadores son escrutadas con mayor celo pero se descubre luego que lo que deber√≠a ser una transparente veedur√≠a, termina en un laberinto de motivaciones claro oscuras. Se abren igualmente heridas del pasado y los agentes de la violencia se encargan de recordarnos su presencia amenazante. Esta din√°mica trasciende fronteras, ya que nuestros pa√≠ses vecinos manifiestan su ¬ďno intervenci√≥n en asuntos internos¬Ē, como sin querer queriendo.

Por el lado de la esperanza encontramos ideas novedosas. Programas serios de gobierno y aunque se nos va la mano en promesas y nos presentan con la mejor cara los problemas que nos aquejan, la din√°mica electoral trae por lo menos el √°nimo de creer que tenemos mejores d√≠as por delante y, m√°s importante a√ļn, que podemos ser parte de ello. La difusi√≥n que se da a los debates y las redes sociales nos abren las fronteras de nuestro inter√©s y entendimiento.

Dentro de esta din√°mica se han tra√≠do a colaci√≥n los asuntos de la fe. Interesante pensar que logr√°ramos trascender los temas de ritos y denominaciones y pudi√©ramos, antes de se√Īalar con dedo justiciero, auscultar nuestras propias creencias y preguntarnos si estas marcan nuestra forma de ver el mundo y actuar en √©l. Si en privado somos lo que decimos ser en p√ļblico. Si en definitiva nuestras relaciones interpersonales van m√°s all√° de la conveniencia utilitarista o apuntan a algo que trasciende nuestro ser. Si tenemos verdades absolutas que gu√≠an nuestro comportamiento y si la justicia no depende de las circunstancias. Har√≠amos mucho si empez√°ramos por no mirar la paja en el ojo ajeno para as√≠ hacer que los asuntos de la fe no solo sean flor de un d√≠a sino una din√°mica visible en nuestras vidas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad