¿Qué hacemos con... aspirantes, esperanzas y realidades? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-24 05:00:00

¿Qué hacemos con... aspirantes, esperanzas y realidades?

A los candidatos los conocemos por prensa radio y televisión y por el correo de las brujas, pare de contar. Parece que sólo dos de ellos, Petro y Mockus, estudiaron como gente del común por cuenta del acosado bolsillo de sus padres. Los otros, uno en particular, en Colegios y Universidades famosas doctorándose en carreras con especializaciones mil, en Europa y USA, yendo y viniendo, todo por cuenta del Estado.
¿Qué hacemos con... aspirantes, esperanzas y realidades?

Consulados y asesorías no necesarias, bien remuneradas, en lugares en donde hubiera Universidades, eran refugio de estos privilegiados. De ñapa les asignaban secretarias doctas para que les hicieran fáciles las tareas. Todo se desprende de la conocida historia del “quebrador” del Espectador. Los aspirantes en general, son brillantes, tienen múltiples programas, todos lo mismo: casa, comida, educación y empleo. Al final de los gobiernos los pobres terminan tomando caldo y comiendo papa y arepa. De la casa, viendo un retrato de lo que pudo haber sido y no fue, de educación, nada, durmiendo, bajo los puentes, en pesebreras, etc. y sin empleo. Lo del desempleo es terrible, nadie puede ni debe usarlo como promesa, si lo hace comete pecado mortal. Colombianos: si en el resto del país ‘’los aspirantes prometen lo que ofrecieron aquí, no es de esperar nada. No se nos debe olvidar que los candidatos viven en Bogotá o en el extranjero y no conocen la provincia. La pelea es entre Antanas y Santos; del uno dicen que es “chiflis” y del otro que es, ha sido y será un ‘’buena vida”. A lo mejor, para sorpresa de todos, hacen un buen gobierno, pero todo apunta a que no. Los demás candidatos carecen de medios de comunicación, el arma más poderosa de quien aspira a algo. Afirman los economistas que con lo gastado en propaganda durante esta campaña bien se podrían hacer las diez mil casas de que tanto se habla. ¿Será verdad?

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad