En 34 días cruzó el Magdalena nadando para protestar por el abandono del río | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 05:45 pm

En 34 días cruzó el Magdalena nadando para protestar por el abandono del río | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-24 23:06:02

En 34 días cruzó el Magdalena nadando para protestar por el abandono del río

Honorio Mu√Īoz Burbano lleg√≥ a Barranquilla hoy lunes y concluy√≥ su traves√≠a iniciada en San Agust√≠n. A la una de la tarde, este docente huilense logr√≥ ver el puente Pumarejo y se dio cuenta de que hab√≠a alcanzado su sue√Īo.
En 34 días cruzó el Magdalena nadando para protestar por el abandono del río

 

Conoció lo mejor y lo peor del Río Magdalena y logró llamar la atención del olvido al que el país ha sometido al que fue el principal propulsor del progreso.

¬ďLes confieso que es una estampa que nunca voy a poder borrar de mi mente, me sent√≠a en casa porque hacia d√≠as hab√≠a visualizado el momento de tocar tierra firme y llor√© de la emoci√≥n¬Ē, sostuvo al llegar a la Sociedad Portuaria de Barranquilla.

Honorio nad√≥ unos 1.600 kil√≥metros desde San Agust√≠n (Huila), en compa√Ī√≠a de un equipo conformado por su novia Viviana, su padre, un camar√≥grafo, dos fot√≥grafos y cuatro amigos deportistas, quienes lo escoltaban en dos lanchas y dos kayaks. A lo largo de la tit√°nica aventura, le iban suministrado agua, suero oral y todo lo que fuera necesitando en el camino.

Con las notas del himno nacional, aplausos y las felicitaciones de cientos de curiosos que lo rodearon, Honorio vivió el momento para el que se había preparado meses atrás.

El huilense confes√≥ que vivi√≥ momentos de dificultad en los que su cuerpo comenz√≥ a experimentar los estragos de la fatiga, el cansancio y la p√©rdida de la fuerza, pero con la ayuda de sus acompa√Īantes y la motivaci√≥n propia de los que luchan por sus objetivos, Honorio se sobrepon√≠a jornada tras jornada y continuaba conquistando el Magdalena de d√≠a y de noche.

Se tropezó con basura, animales muertos, tanques, desechos, maquinaria y todo tipo de objetos. En esos momentos comprendía que su objetivo estaba más que justificado y que el Magdalena necesitaba más de este tipo de protestas.

Los planes ahora son hablar de su experiencia, plasmar sus vivencias en un libro o en cuentos infantiles con los que llame la atención a las nuevas generaciones de la importancia del Río Magdalena. Un documental también será otro de los proyectos que emprenderá después de recuperarse físicamente.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad