Publicidad
Mar Ago 22 2017
26ºC
Actualizado 04:05 pm

Modalidad del mantenido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-25 05:00:00

Modalidad del mantenido

Cuando hablamos de la generación “mantra yoga” no nos referimos precisamente a las personas que han elegido estas técnicas como rituales espirituales o de relajación.
Modalidad del mantenido

En este caso hablamos de las personas que viven bajo el lema “man trabaja, yo gasto”. Esa es precisamente la modalidad del mantenido o la mantenida.

Son personas que se recuestan en el otro para vivir como reyes o princesas, mientras sus parejas se desgastan todo el día en el trabajo y llegan muy puntuales, cada quincena, con su sueldo completito.

“Y hay de que se demore el pago.”

Para usted es fácil detectar personas con este estilo de vida. Algunas mujeres se dedican a ir al club, al gimnasio, al spa, al salón de belleza, a la tarde con sus amigas, al centro de estética y de ahí a la casa. Ese es su día a día, pues no viven sino para gastar el dinero de sus parejas, con uno que otro caprichito.

Pero esto no solo le compete al género femenino. Están también los hombres que se quedan esperando a que las oportunidades lleguen a la puerta de sus casas, mientras sus esposas van al trabajo y se encargan de los hijos. Tan conchudos son que esperan a que ellas lleguen para que los atiendan como se lo merecen.

Su justificación es “aún no sale nada”, “aún no me llaman” o “no hay nada que realmente valga la pena”.

Por eso se estancan y se quedan disfrutando la comodidad de estar frente al televisor, “pegados” a internet o asistiendo a una que otra reunión social donde puedan encontrar ese golpe de suerte.

No bastándoles con eso le exigen a la mujer que les compre “ropita” porque no pueden descuidar esta parte tan importante, y por supuesto que les deje el carro porque no pueden llegar en taxi a su posible cierre de negocios.

Los solteros no se salvan

Una modalidad que es evidente es la de los jóvenes que buscan encuentros amorosos con personas mucho más maduras que ellas para que “los mantengan”.

No les incomoda encontrarse unas cuantas horas con la señora de 55 años, alias cuchibarbie, o con el señor de 60, alias “viejo verde”, pues a cambio recibirán uno que otro obsequio y cantidad de invitaciones a los mejores sitios de la ciudad.

Detrás de esos romances a escondidas solo buscan que les paguen el apartamento, les compren ropa y los lleven a los sitios más exclusivos de la ciudad.


preguntas y respuestas

Marisol Ramírez Sequeda

Psicóloga clínica

¿Qué pueden esconder estas personas o qué les hace falta para subsistir por sí mismas?

Son personas  que no tienen la motivación,  habilidades y competencias para desempeñarse y orientar sus resultados hacia un objetivo, por lo tanto son inseguras y necesitan de la ayuda de otro para subsistir.

Algunos jóvenes deciden aceptar relaciones extra oficiales con personas maduras para que los lleven a los mejores lugares de la ciudad, les compren cosas, les regalen dinero para sus caprichos. ¿A qué se debe?

Indudablemente el entorno social tiene que ver con este tipo de decisiones, la necesidad de seguridad, de intimidad y de compartir emociones con otras personas con las que se encuentran en el camino con un objetivo en común (la rumba, viajes, buena ropa, entre otros), pero más allá de esto existe la implicación del entorno familiar que en muchos casos fue débil o nula. La poca armonía familiar, falta de implicación paternal, falta de disposición por parte de los padres, actitudes por parte de los padres que no favorecen la responsabilidad y autonomía de sus hijos, poca o nula supervisión por parte de los padres en casa, escuela y con sus amigos, poco tiempo libre enriquecido hace que hombres y mujeres busquen en otra persona mayor  necesidades de reconocimiento, afecto y protección.

¿Cómo hacer en una relación de casados, cuando el esposo o la esposa asumen ese papel de mantenidos?

Definitivamente algunas relaciones se acostumbran a esta situación (cultura) o les gusta depender de su pareja; pero si definitivamente este no es el caso hay que dar la lucha, poner las cartas sobre la mesa y dividirse responsabilidades en el hogar (dinero, oficios, cuidado de los niños), ya que no hay nada más agobiante en un matrimonio que las discusiones por dinero.

Así mismo es importante dar responsabilidades a los hijos (responder por el estudio, deporte, cuidado personal, ropa). Esto creará en ellos un hábito que más adelante replicarán como empleados, profesionales, esposos, padres y abuelos.  Es muy importante en esta situación el vínculo afectivo pero también es importante conocer cómo cada miembro se va a relacionar con la economía familiar.

Si el padre o la madre opta por creer que la responsabilidad es del otro y es el otro quien tiene que resolver el problema, definitivamente la crisis emocional, material y humana terminará por destruir la admiración, respeto y amor que pueda existir en una relación de pareja.

Así las cosas es necesario buscar ayuda profesional, ya que la crisis económica puede acabar con la relación de pareja y  familiar por la presión que se ejerce en estas situaciones sobre los hijos.

Olga Rueda Mantilla

Psicóloga especialista en bienestar social

¿Qué pueden esconder estas personas o qué les hace falta para subsistir por sí mismas?

Existen dos elementos importantes: la falta de motivación y una baja autoestima que asociados a un problema de inseguridad les impide a las personas elaborar un plan de vida para defenderse por sí mismas. Esto las hace buscar un campamento o refugio para salvaguardarse.

A veces es evidente detectarlos. ¿Pero cuáles pueden ser esas señales que los evidencian? Existen elementos como el miedo a los retos, factores de comportamiento como la inseguridad, verlos desmotivados todo el tiempo. En algunas oportunidades se muestran incomprendidos.

¿Influyen los patrones de educación y los casos que los rodean? Claro. Es el caso típico del muchacho que quiere salir a buscar trabajo y le da miedo pero la mamá le dice que “la vida es difícil”, que mientras ella viva tendrá las cosas. Eso lo que hace es reforzarle esa conducta y dificultarle más su proceso de avance.

LISTA

Algunos casos

1“Es que no encuentro nada a mi nivel”

Puede darse el caso de la persona que justifica que no encuentra nada que se acomode a sus conocimientos profesionales ni que valga la pena. Frente a este tipo de caso, la psicóloga Olga Rueda manifestó que no se trata necesariamente de una excusa para volverse mantenido.

La profesional recomienda que en estos casos sea la pareja la que le ayude en ese proceso de motivación. “Es importante que la pareja le diga que al aceptar una de las ofertas puede estar dando un paso más para que las oportunidades se den. Es necesario ser ese motor de acción en diferentes necesidades o metas que tenga que alcanzar el otro. Además agrega que el error que no se debe cometer es reforzar la conducta evasiva de irresponsabilidad del esposo.

2 Me quedo en casa viendo televisión mientras tú vas a trabajar

Es posible que se haya dado esa negociación desde que asumieron el compromiso del matrimonio. Si se dieron algunos acuerdos previos eso no quiere decir que la persona que se queda en casa no puede tener una función activa.

Así lo explicó la psicóloga Olga Rueda, al manifestar que “en la medida en que dependo de alguien y el otro me lleva todo a la casa, estoy propiciando en la pareja esa pérdida de admiración por mí”.

La profesional explicó que es importante que quien asume el papel del hogar utilice su tiempo libre para realizar algunos cursos, manualidades, y no solo los oficios de lavar, hacer la cena y ver la telenovela. Así seguirá despertando la admiración de su pareja.


Cómo empezar a detectar a un mantenido

Una persona mantenida se puede ver en aquellos que:

1 Empiezan una tarea y nunca la terminan, todo lo dejan a medias.

2 No tienen sentido de vida y piensan que la responsabilidad es de otro y no de él.

3 Hombres o mujeres que pasada su etapa profesional (en muchos casos sin terminar) siguen en adolescencia prolongada y no quieren salir de casa de sus padres porque allí lo tienen todo.

4 Aquellos que les gusta vivir bien pero no pagar y le deben a cada santo una vela.

5 Aquellas personas que tienen muchos deseos de hacer algo pero pocas posibilidades de ejecutarlo porque no cuentan con el estudio, con la experiencia, con las habilidades y tampoco se esfuerzan por desarrollar las competencias para llevar un proyecto adelante.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad