Cada d√≠a que pasa el √°rea pierde m√°s el espacio p√ļblico | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
27ºC
Actualizado 01:52 pm

Cada d√≠a que pasa el √°rea pierde m√°s el espacio p√ļblico | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-26 05:00:00

Cada d√≠a que pasa el √°rea pierde m√°s el espacio p√ļblico

El aumento desaforado y permisivo de las ventas ambulantes, la falta de control por parte de las autoridades para recuperar v√≠as y aceras convertidas en improvisados parqueaderos de carros y motos, as√≠ como los constantes endurecimientos de √°reas verdes y andenes para adecuar sobre ellos garajes, vitrinas y cercas de encerramiento; hacen que cada d√≠a que pase los bumangueses y en general todos los habitantes del √°rea metropolitana pierdan el espacio p√ļblico que les pertenece.
Cada d√≠a que pasa el √°rea pierde m√°s el espacio p√ļblico

As√≠ lo concluye el diagn√≥stico del programa ¬ĎC√≥mo Vamos¬í, al tiempo que revela que es tan grave este panorama, que hoy en d√≠a ¬ďcada bumangu√©s apenas dispone de 5,1 metros cuadrados (m2) del espacio p√ļblico efectivo que le ofrece la ciudad para vivir¬Ē.

Los indicadores tambi√©n son desalentadores en los restantes municipios del √°rea, donde el promedio de espacio p√ļblico por cada residente es de 6,2 (m2) en Floridablanca;¬† 7,1 (m2) en Piedecuesta y de 8,5 (m2) en Gir√≥n. ¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬† Las fr√≠as cifras confirman que los municipios del √°rea est√°n muy lejos del est√°ndar ideal; el cual¬† marca los 15 metros cuadrados por cada habitante.

Es decir, para el caso de Bucaramanga, cada uno de los habitantes ha perdido cerca del 65% de lo que debía corresponderle de espacio en la ciudad, lo que le marca a nuestro municipio un evidente déficit en materia de áreas destinadas para la movilidad, el encuentro y el sano disfrute de sus ciudadanos.

Las ventas ambulantes

El crecimiento del comercio informal, enti√©ndase ventas estacionarias y ambulatorias, durante los dos √ļltimos a√Īos ha sido evidente en el √°rea metropolitana.

Por citar sólo un ejemplo, en Bucaramanga se pasó de tener 4.120 puntos de expendios ambulantes en el 2007 a 7.740, en el 2009, lo que significó un incremento del 87.86%.

Y la cifra, seg√ļn el diagn√≥stico del programa ¬ĎC√≥mo Vamos¬í, se queda peque√Īa si se tiene en cuenta la constante entrada y salida de vendedores informales durante las llamadas temporadas de grandes ventas como: la Navidad, el D√≠a de la Madre o el D√≠a del Amor y Amistad, por citar s√≥lo algunas fechas.

Es tan neur√°lgico este problema, que los expertos del proyecto ¬ĎC√≥mo Vamos¬í se atreven a concluir en sus observaciones finales, que: ¬ďla falta de vigilancia y de operativos efectivos por parte de los gobiernos locales dejan como consecuencias graves que los municipios hayan perdido, de manera literal, los controles del espacio p√ļblico¬Ē.

Invasiones de carros y motos

Cap√≠tulo aparte le dedica el balance del ¬ĎC√≥mo Vamos¬í al tema de la campa√Īa de recuperaci√≥n de √°reas invadidas por automotores y motocicletas.

Seg√ļn reza en el informe, ¬ďla falta de operativos m√°s dr√°sticos ha originado que, durante los dos √ļltimos a√Īos, los conductores se hayan acostumbrado a invadir a diestra y siniestra los andenes y las √°reas verdes de la capital santandereana y de sus municipios vecinos¬Ē.

Un ejemplo de ello, a√Īade el informe, ¬ďes la zona de Cabecera del Llano, en donde se han llegado a registrar entre 10 y 20 automotores mal parqueados durante horas a lo largo y ancho de las v√≠as de esta exclusiva parte de la ciudad¬Ē.

Tampoco hay √°reas verdes

El completo estudio hecho por ¬ĎC√≥mo Vamos¬í explica, adem√°s, que toda el √°rea metropolitana se ha ido quedando, de manera paulatina,¬† sin lugares verdes y sin sectores comunales para construir escuelas, polideportivos o parqueaderos.

El informe atribuye la responsabilidad de esta situaci√≥n a que, durante las administraciones pasadas, las Secretar√≠as de Planeaci√≥n no hicieron cumplir los C√≥digos de Urbanismo, al menos durante los √ļltimos 12 a√Īos.

Tales deducciones se desprendieron de las investigaciones que, entre los a√Īos 1997 y 2009 adelantan las Contralor√≠as de Bucaramanga y Departamental, entidades que denunciaron los da√Īos fiscales y ambientales que se les causaron a los 4 municipios que conforman el √°rea.

En el caso de la capital santandereana, el informe especifica que algunas urbanizadoras no entregaron las √Āreas de Cesi√≥n Tipo A para zonas verdes y equipamiento comunal, tal como lo determina el C√≥digo Nacional de Urbanismo.

EL ALCALDE SE DEFIENDE

El alcalde, Fernando Vargas Mendoza dijo que el objetivo de su Administraci√≥n es apuntarle a recuperar 15 mil metros cuadrados de espacio p√ļblico invadidos en la ciudad.

En lo que concierne al comercio informal, subray√≥ que hay locales disponibles en varios centros comerciales. Adem√°s, ¬ďhay una coyuntura particular, como lo es el nuevo transporte masivo que entr√≥ a operar en la ciudad, el cual va en ¬Ďcontrav√≠a¬í a este tipo de ventas ambulantes¬Ē.

Pero el tema del espacio p√ļblico, seg√ļn argument√≥, ¬ďno comienza ni termina con los vendedores ambulantes; de hecho ya se trabaja con las ventas formales para que no invadan los andenes con sus cajas de mercanc√≠as y maniqu√≠es; al igual que con los conductores que se parquean en aceras¬Ē.

En ese contexto, el Gobierno Local tiene, a mediano plazo, el proyecto de hacer el Registro Poblacional Personalizado, con el propósito de capturar la información de las ventas informales para generar proyectos específicos.

¬ďEn el tema de las ventas ambulantes, los Centros Comercial Feghali y San Bazar, as√≠ como la adecuaci√≥n de un gran malec√≥n, hacen parte de las propuestas que le he planteado a esta poblaci√≥n informal para su futura reubicaci√≥n¬Ē.

Dijo además, que estas propuestas se plantean, entre otras cosas, porque su Gobierno les debe dar cumplimiento a unos fallos de tutelas y de acciones populares, en las que se le conminó a despejar las invadidas calles de Bucaramanga.

A√Īadi√≥ que, la problem√°tica hoy radica en que ¬ďtodav√≠a el vendedor informal no ha tomando conciencia de que su fuente de ingresos no est√° al sol y al agua; mejor dicho, no est√° en la calle, ni a la intemperie. Y a eso se le suma la cuota de responsabilidad que tiene el ciudadano del com√ļn, bajo el entendido de que no habr√≠a oferta, si no hay demanda¬Ē.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad