Lo ocurrido con el gobernador del Valle | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
18ºC
Actualizado 07:09 am

Lo ocurrido con el gobernador del Valle | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-29 05:00:00

Lo ocurrido con el gobernador del Valle

Lo ocurrido con el gobernador del Valle

La conducta del señor Abadía -persona inclinada al  protagonismo- durante su paso por la gobernación del Valle del Cauca, puso de presente que su espíritu es inclinado al riesgo y, por eso, osada y frecuentemente  pisó terrenos vedados por la Ley disciplinaria mientras argumentaba que no lo hacía. Hasta que llegó el momento en que las autoridades competentes determinaron que había infringido el Régimen Disciplinario de los Servidores Públicos y lo sancionaron drásticamente.

La decisión de la Procuraduría General de la Nación es un sonoro tañir de campanas en un momento histórico en el que la comunidad se inclina a ser complaciente con el proceder de funcionarios que intervienen sonoramente en política. Y ello está claramente prohibido por la Ley.

¿Qué pone en evidencia lo ocurrido? Que el país no ha tomado conciencia de la severidad y real dimensión de las normas que conforman el Estatuto Disciplinario de los Servidores Públicos. Aún se cree que este contiene tanto palabras menores como sanciones risibles, pero la verdad es otra y está de presente en este caso.

Los servidores públicos no se han dado cuenta de que el Derecho Disciplinario ya no es un rey de burlas conformado por reglas débiles. Prudente es decir que la Ley 734 de 2002 y las normas que la complementan conforman un sólido estatuto que estudia y tipifica numerosas conductas que están prohibidas a los empleados públicos y les impone rígidas sanciones disciplinarias.

El país debe asimilar que actualmente hay una nueva rama del Derecho llamada Derecho Disciplinario, tan autónoma, rica en normas y sanciones como lo son las que conforman otras ramas del Derecho, como  por ejemplo, el Penal, el Civil y el Laboral.

El Régimen Disciplinario de los Servidores Públicos, para salvaguardar la moralidad pública, la transparencia, objetividad, legalidad, honradez, igualdad, imparcialidad y neutralidad que deben observar en el desempeño de sus cargos los servidores públicos, los somete a un rígido conjunto de normas, exigiéndoles que cumplan sus deberes y respeten las prohibiciones a que están sometidos o se les impondrán drásticas sanciones e inhabilidades.

Pero el ser humano es frágil, quienes ostentan cargos públicos creen que todo les es dado, que todo se puede hacer, que nunca pasa nada y el resultado está a la vista: una drástica sanción, una severa inhabilidad y una carrera política frustrada.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad