La gavilla de los cuervos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
S√°b Dic 16 2017
25ºC
Actualizado 11:13 am

La gavilla de los cuervos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-08 00:14:26

La gavilla de los cuervos

Escribo este artículo un poco acosado de tiempo. El veterinario Jairo Arévalo llegó a mi casa en Zapatoca, en el momento en que no tenía pensado siquiera el tema.
La gavilla de los cuervos

Lleg√≥ con los alumnos de la facultad de Zootecnia de la UNAD, muchachos y muchachas alegres y ansiosos, quer√≠an conocer los procesos para la cr√≠a de corderos en confinamiento. Estos j√≥venes son la nueva Colombia, la que cree en el campo, despu√©s de esta b√°rbara √©poca de tantos a√Īos que no nos permiti√≥ ni siquiera movilizarnos por carretera. Sin embargo encuentra uno en los medios de comunicaci√≥n francotiradores, de los cuales no halla uno qu√© pensar, si est√°n al servicio del terrorismo o son desmemoriados ancestrales.

Hoy no solamente podemos viajar por carretera, sino que existe un renacer agrario, esta semana pasada conocí el proyecto cacaotero más grande de Colombia desarrollado hoy en tierra de violencia en la Jagua en el Cesar, 5000 hectáreas de cacao desafiando paradigmas agrarios y a los violentos, su gerente Gabriel Vargas Mantilla tiene la sangre de quijote de su padre Tomás Vargas quien en Puerto Wilches por la época del tren llevó desarrollo allí.

En Acacías Meta se comienza la siembra de 3000 hectáreas de Inchi, una planta oleaginosa, desarrollo dirigido por un santandereano Alfredo Valek. Olvidar que pobre o ricos no podían trasladarse a sus trabajos en la zona rural temiendo la posibilidad de caer en las redes de unos alucinados que creyeron que una de las formas de lucha era aterrorizar a las gentes para lograr su adhesión, ya que por la sin razón de su dialéctica eran rechazados, es cosa de locos.

Existen miles de ejemplos de gentes que cayeron en las pescas milagrosas, ricas y pobres que sufrieron la tortura de largos confinamientos, en donde sus familiares tuvieron que vender todo para saciar la sed de dinero de estos desalmados. No puedo olvidar a mi vecino de apartamento, un hombre bueno, vendedor de baratijas en los pueblos de carretera, quien cay√≥ en manos del Nene, redentor de los pobres de este pa√≠s, all√° en las monta√Īas muri√≥ asesinado. Su pobre familia de la caridad de los vecinos se sostuvo un tiempo, hoy no s√© qu√© fue de esa humilde y desdichada familia.

Pero el país ha cambiado. No soy lameculo de Uribe pero el país hoy es otro, no será el oasis de paz y desarrollo que quisiéramos porque todavía quedan violentos al acecho de los débiles. Son quizás quienes vivieron de los contratos, de reconstruir lo destrozado por los terroristas, redes eléctricas voladas, puentes dinamitados, oleoductos aniquilados y de ahí derivación corrupta con avenencia de jueces y magistrados, de procesos contra el Estado por fallas del servicio.

Ah√≠ se enriquecieron muchos. De los fallos contra el Estado hay demasiado de qu√© hablar, bastar√≠a revisar las condenas millonarias, de ello podemos concluir que no es desmemoria sino contubernio con los que desangran y asesinan al pa√≠s. Aletean los gallinazos que se les escapa la presa, gavilla de buitres al acecho del presidente de la rep√ļblica, dizque para encarcelarlo por el desacato a una tutela. Vendr√° el paro ahora de la justicia, contribuci√≥n an√°rquica al desorden y a la par√°lisis del pa√≠s. Esta juventud nueva que la veo en los campos aprendiendo c√≥mo se lucha por un pa√≠s nuevo es la que debe estar atenta a salirle al paso de los violentos y los conjurados contra la democracia. Se√Īor Presidente, existe un pueblo a su lado dispuesto a su defensa y a sostener de una vez por todas una estabilidad que nos garantice el desarrollo y la convivencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad