Bucaramanga ¿bonita? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-08 00:17:49

Bucaramanga ¿bonita?

Bajo este mismo titular, el editorialista de Vanguardia Liberal se quejaba, en días pasados, del deterioro en que ha caído nuestra ciudad y en igual sentido se han pronunciado organizaciones y voces cívicas autorizadas.
Bucaramanga ¿bonita?

Del orgullo que significó para los bumangueses el reconocimiento que se hacía de su ciudad como la más aseada, la de los parques o la bonita, ya no nos queda sino la nostalgia y aunque el auge de la construcción continúa, en el submundo de la ciudad lo que se fermenta es su descomposición.

Una inseguridad creciente, desplazados y desvalidos sin techo, proliferación de vendedores en cuanto espacio quede libre, deficiente cultura cívica, violencia intrafamiliar, desnutrición y trabajo infantil, deterioro de sus parques y andenes, ausencia de sitios de encuentro ciudadano y espacio verde, tráfico desorbitado, desconocimiento del peatón, alta contaminación auditiva y visual, poca oferta cultural, falta de oportunidades… son algunas de las quejas más frecuentes.

Cuando el sentido de ciudad aparece en el contexto de la historia humana, lo que se percibía como valor esencial era la capacidad de abrigo, de protección, de seguridad, de proyección frente a la incertidumbre de las amenazas y se impuso la aparición de unos valores concretos que tenían que ver con el advenimiento de un espíritu de solidaridad, con un despojo de pretensiones individualistas en aras del bien común.

Conjunto de una trama que tejía el cuerpo social y daba forma al espíritu de sus ciudadanos, bajo el mérito de ser cada uno persona comprometida con el acatamiento del orden cívico. Esa es, por supuesto, una conquista que no viene dada por el sólo hecho de existir una infraestructura y una agrupación de viviendas, sino que se debe construir con la educación de personas, con su formación permanente en procesos que permitan la asimilación de los valores en los cuales se sustenta la vida urbana.

Esta idea básica es la que se ha abandonado, por el afán de correr de la mano de gobernantes ávidos de reconocimiento o beneficio particular, hacia la ostentación de obras que no se traducen en bienestar para la comunidad y acciones que no están orientadas a la perpetuación de ese nicho civilizador que debe ser la ciudad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad