Vie Dic 2 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Una sociedad guiada por jueces y maestros | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-29 05:00:00

Una sociedad guiada por jueces y maestros

As√≠ como recuperar la seguridad ha sido un prop√≥sito de los colombianos en los √ļltimos a√Īos, superar la ilegalidad es la prioridad del momento. Socialmente se aceptan m√ļltiples manifestaciones m√°s o menos graves de violaciones a la ley, de atajos o de justificaciones para incumplir las normas. ¬ďHecha la ley hecha la trampa¬Ē y el ¬ďvivo vive del bobo¬Ē son expresiones que se repiten incluso con cierto orgullo.
Una sociedad guiada por jueces y maestros

Las consecuencias negativas de esa actitud cultural son m√ļltiples y devastadoras y se constituyen en el principal obst√°culo para erradicar la violencia, mejorar la democracia y alcanzar la justicia social.

A pesar de prohibiciones constitucionales y legales, resulta ¬ďnormal¬Ē que se establezcan relaciones clientelistas entre los poderes y que en vez de argumentos sean las transacciones, las prebendas, el intercambio de favores las herramientas que se usan para que se aprueben proyectos de ley o se eviten debates de control pol√≠tico.¬† Ah√≠ est√° la principal fuente de corrupci√≥n. Es a partir de la componenda pol√≠tica que los recursos p√ļblicos se despilfarran, se asignan en forma inequitativa o simplemente se pierden. No bastan los aumentos de controles, o el incremento de las sanciones o la mejor√≠a de los procedimientos administrativos, se requiere una transformaci√≥n cultural que los convierta en recursos sagrados. Si queremos garantizar un m√≠nimo de ejercicio efectivo de derechos tenemos que asegurar que todo pesos de los recursos p√ļblicos se invierten en lo que es.

El narcotráfico, principal combustible de las más graves manifestaciones de violencia, ha logrado crecer por una especie de tolerancia social que se aprovecha de los ingresos que produce, que convierte sus alardes de riqueza en referentes culturales positivos, que no castiga políticamente a quienes han hecho alianzas con grupos ilegales, y que justifica los cultivos ilícitos por supuesta falta de mercado para los productos legales. En Colombia tenemos que abrir un diálogo franco para visibilizar los efectos negativos del narcotráfico y lograr un consenso para rechazar socialmente a los narcotraficantes, hasta llevar a que las familias logren que no arriesguen su vida.

Uno de los grandes obstáculos a la generación de empleo es la ilegalidad. Cuantos empleos se pierden por el  contrabando y cuánto afecta las condiciones de vida de millones de colombianos la informalidad o las intermediaciones creadas para eludir prestaciones legales.

Para superar los problemas de politiquería, corrupción, impunidad, violencia, inequidad, pobreza y exclusión se requiere de una profunda transformación cultural que nos permita construir un modelo de legalidad democrática basada en consensos y compromisos, que tenga como principal motor a la educación y como propósito colectivo tener una sociedad más igualitaria.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad