Hablemos claro en familia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Hablemos claro en familia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-11 16:24:02

Hablemos claro en familia

Hablemos claro en familia

A mis 48 años siento que tengo una segunda oportunidad para vivir, dejando atrás tantas equivocaciones y buscando lo mejor para mí y los míos.

Mi esposa e hijos están felices al igual que mis compañeros de trabajo quienes me dieron ánimo en los momentos más difíciles.

Todo es posible cuando se tiene fe, porque como usted bien lo dice en sus comentarios, hay que creer para hacer realidad lo que uno quiere.

Agradezco sus palabras que fueron de gran aliento cuando pensaba que no tendría esta oportunidad.

A quienes lean mi caso y se identifiquen con lo que digo les invito a colocar toda su confianza en Dios y en los médicos que los atienden. Ellos los pueden salvar.

Respuesta

Querido amigo: Su fe lo ha salvado. Es innegable que al depositar toda su confianza en los médicos que lo atendían y haber puesto su recuperación en las manos de Dios, creó esa energía positiva que dio como resultado una operación exitosa.

Cuenta con todos los medios para ser feliz. ¡Cuí-dese!, siga al pié de la letra las indicaciones de los galenos y disfrute su por-venir con optimismo, entusiasmo y mucho amor. Todo se puede cuando se cree.

Reflexión

El poder de la fe se acrecienta con la comunión espiritual directa, sincera, profunda y decidida, que confía en el poder que viene de lo alto y se manifiesta en la oportuna, eficaz y acertada intervención de aquellos ángeles custodios llamados médicos, quienes le han preservado la vida.

He ahí la fórmula mágica que combina con los seres que se ama esa medicina que cura desde lo más profundo del ser, al más incrédulo de los mortales.

Mire su recuperación con sentido sobrenatural, propiciando un examen de conciencia que le permita valorarse, reconociendo no sólo fortalezas o cualidades sino ante todo sus más te-rribles defectos.

Ellos aunque no lo crea, son culpables de su enfermedad.

Intolerancia, inconformidad, mal genio, impulsividad, prepotencia, egoísmo, envidia, mentira, orgullo, rabia, necedad son ¡Males que matan!

Asuma concientemente dicha verdad. Cambie de actitud para modificar y restaurar el proceso de malignidad en benignidad acogiendo para su vida tolerancia, prudencia, optimismo, alegría, salud física y mental. Así debe ser.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad