Votemos sin pantalones | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
25ºC
Actualizado 12:06 pm

Votemos sin pantalones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-30 05:00:00

Votemos sin pantalones

Para qu√© camisetas. Nada es nuevo bajo el sol. No s√© qui√©n lo dijo, seguramente¬† alg√ļn fil√≥sofo¬† insomne que¬† observaba las estrellas. Los episodios se suceden repiti√©ndose y a las nuevas generaciones les parecen novedades. Pablo Serrano el ermita√Īo, en El Espino, una noche de guitarras nos contaba que eso de bajarse los pantalones para ofender es tan viejo como la moda de andar a pie. En Zapatoca, dijo, lleg√≥ un funcionario de la Presidencia de la Rep√ļblica.
Votemos sin pantalones

Promov√≠a¬† el ahorro. Ospina P√©rez dispuso que era la soluci√≥n al desastre¬† econ√≥mico del pa√≠s. La reuni√≥n se program√≥ en el sal√≥n del Concejo en horas de la noche. Avanzaba el funcionario en su perorata cuando un ciudadano se puso de pie y apag√≥ el bombillo. ¬ŅPor qu√© apaga la luz?, protest√≥ enfurecido el delegado presidencial. Para hablar no se necesita la luz, ahorremos luz, dijo el¬† impertinente. En seguida se escuch√≥ un desabroche de hebillas y botones y descalzonada general en el auditorio, no hab√≠an asistido sino se√Īores. No se necesitan pantalones para hablar en la oscuridad, ahorrar calzones es bueno, dijeron. Fue una ofensa para el funcionario presidencial, quien huy√≥¬† en la primera flota en la madrugada.

¬ŅA qui√©n se le ocurre venir a hablar de ahorro en la ciudad decana del met√≥dico manejo del gasto? Los Mockistas son¬† antiguos como el sol, y no son pocos. Otro episodio se dio en la conquista. Yo lo relato en mi novela De Principio a Fin. Unos n√°ufragos logran ganar la playa y se topan con unos guerreros taironas armados de lanzas que miran estupefactos a los desarrapados n√°ufragos. El grupo de los taironas decide avanzar gritando y gesticulando a la vez que se toman el escroto como ofensa y otros portan lianas para amarrarlos. Un portugu√©s decide lo que siempre hizo en su tierra de vi√Īedos cuando se enfrascaba en discusi√≥n con¬† ga√Īanes, se baja lo poco que le queda de pantalones y les muestra sus posaderas blancas, tan descoloridas como jam√°s las hubiesen visto los de estas tierras.

Los Taironas detienen el avance, se secretean, creen que es¬† una caterva de pederastas que vienen a solazarse¬† con ellos, y sueltan risotadas que acallan las olas del mar. Es la uni√≥n de dos mundos. Insisto, nada es nuevo bajo el sol. Un matem√°tico nos ir√° seguramente a gobernar. ¬ŅTendr√° √©xito?¬† Para m√≠ los maestros y los jueces son acartonados, excesivamente razonadores, por eso¬† p√©simos gobernantes. La historia est√° plagada de ejemplos. Una de ellas me la recuerda Jaime Guti√©rrez R, el epigram√°tico exmajistrado y Decano de Derecho. Pit√°goras el genio matem√°tico de la antig√ľedad, el del teorema que dio soluci√≥n a los ge√≥metras, fue una cat√°strofe como gobernante. Nombrado regente de Cretona, una isla de malvados y contrabandistas, como Colombia, se crey√≥ har√≠a de esa¬† perla un para√≠so de paz y progreso. A¬† los tres meses su sistema pedag√≥gico fue tan abstruso e impracticable que cre√≥ un gran caos. Los cretoneses decidieron derrocarlo y ajusticiarlo. Pit√°goras huye refugi√°ndose en un alverjal, pero como ten√≠a tantas fobias y resabios odiaba el alverjal, no se tumba en medio del follaje sino que se queda de pie, siendo aprendido. ¬ŅLa historia se repetir√° con Mockus?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad