Publicidad
Mié Jul 26 2017
25ºC
Actualizado 11:58 am

Mokusantonoemipetrovargaspardo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-30 05:00:00

Mokusantonoemipetrovargaspardo

Al fin llegó el día de elecciones, para la tranquilidad de Vargas Lleras, Noemí y Pardo, que se vieron avocados en los últimos tiempos a luchar con ellos mismos cada mañana, animándose en el espejo para resistir otro día de autoconvencerse de lo absurdo de las encuestas y esperar un milagro imposible. Noemí termina acá su carrera diplomática,  Pardo creo que la inicia y Vargas Lleras, quien sigue vigente, entrará en retiros espirituales para ver y medir su próximo paso, ya que estuvo en las buenas de Uribe pero no encontró el camino para captar la buena opinión de nuestro Presidente.
Mokusantonoemipetrovargaspardo

El caso de Petro es diferente. Le tocó la candidatura cuando la izquierda, unida con babas a las fuerzas de los Moreno, decantó y volvió al nivel que en promedio ha mantenido en los últimos cien años, pero mostró temple e inteligencia para ver que una izquierda extrema por ahora no tiene cabida y deberá acercarse mucho más al centro, captando una parte del liberalismo frustrado, aceptando que en los diferentes caminos hay cosas buenas. Ojalá logre la tercera fuerza, aunque no será por méritos del Polo sino la incapacidad de la líder de Pedro, María y José, quienes huyeron de su lado en la primera declaración.

Los votos de ellos no son tan trasladables como la gente piensa. Que los pocos liberales que votaron por Pardo estén esperando mensaje, no es cierto, ya tomarán su camino entre Santos y Mokus, y lo mismo con los pocos conservadores que acompañaron hasta el aeropuerto a Noemí para despedirla, o con los de Cambio Radical, o con la izquierda de Petro. Y la razón por la que no son trasladables los votos, es porque esta lucha por la presidencia no se presenta entre dos corrientes enfrentadas. Hay simpatías hacia Mokus porque representa un cambio sin cambio, porque es un tipo chévere, no es convencional, está acompañado de tres exalcaldes con buena imagen, tiene el verde sin tener toda la filosofía del verde de Europa, para la cual hay que ser rico. Por otro lado, está Santos, que sin que tenga las características anteriores, tiene la bendición del Presidente que quiéranlo o no, su imagen es muy alta y muchos colombianos quieren despedir a Uribe por la puerta grande porque él sí cambió el rumbo del país, pero nadie espera que Mockus haga lo contrario.

Los pocos largos días que faltan para el desenlace de la segunda vuelta, serán una gran prueba para los dos candidatos, donde tendrán que mostrarse mucho más, donde las bobadas de Noemí no oculten sus errores, donde muestren sus diferencias sin agredirse, donde las presiones muestren su talante, donde le muestren a los colombianos cómo integrarán el equipo de trabajo, ya que por lo demás ambos representan el centro con matices de izquierda y de derecha muy sutiles. Acá ya no se trata de quién le sacará más la lengua a Chávez, ya que ninguno se la sacará antes. Los dos quieren buenas relaciones con los vecinos y los dos son enemigos de la guerrilla, usarán tácticas similares para el empleo, usarán las obras públicas para generarlo, defenderán la salud y buscarán hacerlo bien para la reelección. Buena suerte Colombia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad