Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
23ºC
Actualizado 12:17 pm

Fama y cama | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-05-31 05:00:00

Fama y cama

Según el informe de Farándula, la suerte de algunos “machos” cazadores es increíble cuando se cuenta con dinero, fama y pinta, en ese orden de importancia.
Fama y cama

Un amigo en Bogotá se ufanaba porque cerca de 300 mujeres lo habían acompañado a la cama, sin contar, por supuesto, su nana, sus cuidadoras de infancia ni las enfermeras que vieron de él durante la convalecencia por un accidente, sufrido justamente por andar a la caza de féminas.

Los dos poseedores del menor número de trofeos de esta lista de Farándula son el músico Bil Wyma y el baloncestista Earvin ‘Magic’ Johnson; pero aunque ese número es el más bajo de la clasificación, supera por más de tres a uno a mi amigo de marras, dedicado durante muchos años de su vida a la seducción, con pinta, fama y dinero; pero claro, en nada comparado con estos monstruos mundiales.

Mil mujeres durante sesenta años debe ser difícil, aunque ellos son “machos” para el sexo, pero no para responder por una familia, criar hijos ni aguantarse las ganas de disparar para otro lado, como se entiende que es verdaderamente “ser macho” en sociedades difíciles como la nuestra. ¿No es acaso absolutamente desgastante para un ser humano andar a la pata de su satisfacción animal con distinta receptora? Pues claro. Acaban con la plata y la energía. Veamos, por ejemplo, el caso de Julio Iglesias, que ocupa un honroso cuarto lugar con 3.000. El hombre ha tenido dinero, fama y pinta; pero miren lo que pasó con su voz: su única canción audible con claridad fue ‘Río rebelde’, porque tal vez desde entonces tiró y tiró al río todo, hasta el pañuelo y –lástima– también su voz, que nunca llegamos a conocerle; todo por esa libido irrefrenable. Y se le acabó tanto que terminó siendo genético el asunto, así que al pobre Enrique le tocó heredar su afonía y su desafinación, porque ni pinta le quedó al chino. Le pasó a Julito lo que al gallo de las Espinozas, que después de repasar diariamente las doscientas gallinas, lo único que le salía era un lamento, en vez del canto.

Lo de otros famosos es cuento chino. Warren Beatty, por ejemplo, dizque tiene en su haber ¡12.775 mujeres!; como si el tipo hubiese llevado estrictamente la relación de polvos –incluidos los “manuelazos” con nombre de mujer–; como si desde hace sesenta años estuviera voleando cuja ininterrumpidamente, día de por medio, con una mujer diferente cada vez. Eso es chicanear… Ni que lo tuviera de diamante.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad