Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
23ºC
Actualizado 11:19 am

Paliques con Zoilo Guarín | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-01 05:00:00

Paliques con Zoilo Guarín

Paliques con Zoilo Guarín

El ser humano es violento por naturaleza y en lo profundo de sus instintos goza con la crueldad. Por eso asiste a las corridas de toros, las riñas de gallos y los campeonatos de boxeo. Desde tiempos remotos la violencia y la sangre son el común denominador del hombre; los lectores de la Biblia pueden comprobarlo: el Señor de los judíos, Jehová, era un Dios cruel, vengativo, enemigo de los homosexuales y de exagerado humor negro. Al patriarca Abraham le ordenó sacrificar en holocausto a su único hijo, para luego decirle que era solo por probar su lealtad.

La primera bomba atómica de la cual se tiene noticia, más potente que la de Hiroshima ya que destruyó tres ciudades y en cuyo cráter se formó el Mar Muerto, fue lanzada por Jehová contra las ciudades de Sodoma, Gomorra y Seboim, sólo porque allá vivían unos hombres que se amaban en reversa, como lo hacen nuestros contemporáneos Elton Jhon, Ricky Martin y Jaime Bayly, hoy personajes reconocidos en el mundo de las artes.

La crueldad como espectáculo ha sido una constante en la historia de la humanidad. El Circo Romano es un intermedio entre la antigüedad y la modernidad. La diversión dominical en varios países europeos era hasta hace poco tiempo la quema de herejes en las plazas públicas y en la Revolución Francesa, al pueblo lo distraían diariamente con la guillotina. No nos digamos mentiras: si no fuera porque las leyes nos lo impiden, a nuestros enemigos no les diríamos insultos, simplemente les contestaríamos con una del calibre 45.

En el Circo de Toros retrocedemos a los tiempos del Circo Romano. Uno de los contendores lleva todas las de perder: le recortan sus defensas que son los cuernos; lo debilitan sangrándolo, lo cubren de púas con banderillas, el torero lo engaña con un trapo y después de media hora de torturas, cuando casi agonizante pierde la visión, su contrincante lo remata con la espada.

De pronto un toro como “Islero” las cobra todas llevándose a Manolete y otros buscan defenderse, como el que en días pasados y para dolor de todos los que vimos la foto, ensartó por la garganta a Julio Aparicio.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad