El trabajo del Concejo en el primer período fue deficiente | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

El trabajo del Concejo en el primer período fue deficiente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-03 05:00:00

El trabajo del Concejo en el primer período fue deficiente

En los primeros cuatro meses del año, los 19 concejales de Bucaramanga sesionaron 53 veces pero en 11 oportunidades faltó quórum, es decir, quedaron a medias las discusiones; aparte de todo hubo impuntualidad, las bancadas no se vieron, los debates de control político menos y lo peor de todo, es que por ello les pagaron a los concejales y sus asesores cerca de $590 millones, es decir, lo mismo que le costaría al Municipio dotar de mobiliario el colegio de Promoción Social en el norte donde estudian 550 niños de escasos recursos.
El trabajo del Concejo en el primer período fue deficiente

Así Concejo Visible -el observatorio de la UIS- puso el ‘dedo en la llaga’: La gestión de la Mesa Directiva del Concejo de Bucaramanga es débil y eso se traduce en falta de planificación de la agenda de sesiones y debates.

La conclusión de quienes elaboran este proyecto coincide con la queja generalizada de la coalición minoritaria y algunos de la mayoritaria, quienes aluden a que la presidencia en manos de la concejal Carolina Moreno de Cambio Radical no ha sido efectiva y que la mayoría del tiempo ejercen son los vicepresidentes, sin que haya una continuidad en la labor.

Es más, al evaluar la gestión de cada uno de los concejales, Concejo Visible la ubica en el último lugar y llama la atención sobre dos hechos en concreto: “Durante el primer período, 11 de 53 sesiones fueron suspendidas por falta de quórum y ni siquiera se pudo hacer la clausura porque los concejales no llegaron; el domingo 28 de marzo el Concejo hizo la primera rendición de cuentas pero no hubo convocatoria a los medios de comunicación ni invitación masiva a la comunidad”.

Estas situaciones ya habían sido advertidas de diversas maneras por los propios concejales, quienes se quejan de que ni siquiera son convocados a tiempo a las sesiones o en muchas ocasiones, les cambian la hora sin previo aviso y la “Presidenta ni contesta el teléfono”.

En defensa

Vanguardia Liberal llamó en repetidas oportunidades a la Presidenta del Concejo pero no respondió a las llamadas, en consecuencia le trasladó las inquietudes al segundo vicepresidente Cleomedes Bello, del partido de La U, quien salió en su defensa.

“Los concejales no tienen en cuenta que ella está en un proceso de maternidad y ha tenido inconvenientes. Además para eso hay dos vicepresidentes y aunque nosotros tenemos limitaciones hemos estado atentos tratando de salir adelante. Concejo Visible ha hecho cosas muy sesgadas, yo diría que debería estar más atento a las plenarias y a las comisiones”.


Los puntos negros

1. Control político: Aparentemente, este período de sesiones en el Concejo estuvo concentrado en el control político, ya que 64% de las 53 sesiones realizadas giraron alrededor de estos temas. Sin embargo, el contenido de dicho control se limitó a los informes de gestión de los funcionarios y no hubo contraste con los cuestionarios planteados, por lo tanto el control quedó “como simple saludo a la bandera”.

2. Función normativa: El Concejo tiene como función otorgar soluciones a los problemas municipales. Sin embargo, “tales soluciones ha resultado muy limitada. En algunos casos por la suerte que corren la mayoría de acuerdos cuyo archivo definitivo en el escritorio de algún funcionario suele ser el destino obligado, bien por la falta de diligencia o por la ausencia de recursos para su ejecución”. Sostiene el observatorio que “muchas de las iniciativas presentadas por los concejales no llegan jamás a ser estudiadas, bien porque el estudio es aplazado en comisión o devuelto a ésta en sesión plenaria, o porque su proceso termina tras la radicación en Secretaria en donde jamás llegan a asignar ponente o comisión. Situaciones como estas fueron la regla constante durante este periodo de sesiones del Concejo”.

3. Asistencia: Los resultados son poco alentadores. En conjunto los concejales asistieron al 90% de las plenarias y de ello depende el pago de sus honorarios, pero sólo permanecieron en el 58% de ellas, esto se tradujo en que faltó quórum para tomar decisiones en muchas ocasiones y terminaron muchas sesiones sin agotar el orden del día. La impuntualidad para iniciar las sesiones plenarias –dice Concejo Visible- alcanzó un retraso promedio de 38 minutos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad