Una cruel carcajada | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm

Una cruel carcajada | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-05 05:00:00

Una cruel carcajada

¬ďLo c√≥mico, para producir todo su efecto, exige como una anestesia moment√°nea del coraz√≥n. Se dirige a la inteligencia pura¬Ē. Henri Bergson
Una cruel carcajada

En las √ļltimas d√©cadas, el s√©ptimo arte se ha estado nutriendo y alimentando de producciones que han dirigido su mirada al complejo, incomprendido y no muy bien asimilado mundo de lo risible. Prueba de esto son los cientos de filmes provenientes de Estados Unidos, como de otras latitudes, que, en su intento por pertenecer al g√©nero ¬Ďcomedia¬í, recurren a situaciones absurdas, sosas, inveros√≠miles, faltas de creatividad e ingenio, que pretenden generar risa y convertirse en ¬ďproductos¬Ē de esta √≠ndole.

Tal y como lo postula el premio nobel franc√©s Henri Louis Bergson, ¬ďfuera de lo que es propiamente humano, no hay nada c√≥mico¬Ē; sentencia que cobra vida, pues como se ha dicho infinitas veces, la risa es esa ¬ďcualidad tan espec√≠ficamente humana¬Ē. El problema en el cine radica en la forma como este aspecto se ha tratado, ya que todo se est√° asumiendo a trav√©s del lente de lo rid√≠culo, y ya no percibimos una ¬ďexpresi√≥n humana¬Ē en un objeto o en un animal. Sencillamente, las situaciones ¬ďjocosas¬Ē se elaboran para divertir el esp√≠ritu, para hacer de esto algo ef√≠mero, pero no lleva a un nivel profundo en que puedan crearse nexos¬† en la mente de quien presencia una escena. ¬ŅD√≥nde quedaron los apuntes ingeniosos de Woody Allen, el maestro del humor, como ¬ďla √ļltima vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visit√© la estatua de la libertad¬Ē o ¬ďno s√© cu√°l es la pregunta, pero sin duda el sexo es la respuesta¬Ē?

En las pel√≠culas colombianas que se asoman siempre en el √ļltimo mes del a√Īo y que tienen un sello propio, Dago Garc√≠a, se evidencia que lo risible ha dejado de serlo y se ha convertido en un ¬ďcine c√≥mico¬Ē que no genera sino espiraciones. Situaciones insulsas en que las bocanadas de bostezos asoman sin cesar ante lo inveros√≠mil de las im√°genes que se presentan; situaciones supuestamente ¬ďhumanas¬Ē rodeadas de tonter√≠as, de banalidades que hacen que cada vez el cine de humor se vislumbre como otro g√©nero en que las risas, las sonrisas, las ideas inteligentes, los silencios, las miradas y los gestos, entre otros, brillen por su ausencia; y si est√°n, su presencia se hace de manera tergiversada y termina en simples groser√≠as que, como est√° sucediendo con los textos dram√°ticos actuales, lleven su ¬ďarte¬Ē a estados y niveles cada vez m√°s lamentables, llenos de insultos, peleas sin sentidos y uso de t√©rminos soeces con tal de llamar la atenci√≥n del espectador o del p√ļblico que, infortunadamente, aplaude esa nueva manera de mediocridad art√≠stica.

Resulta curioso c√≥mo cada vez en el cine, no s√≥lo colombiano sino de otros lugares, especialmente el estadounidense, no existe ni se permite el debate ni la reflexi√≥n de las ideas. Es frecuente encontrar filmes en los cuales surgen tigres y gallinas que salen de la nada; situaciones cotidianas como los embarazos, las relaciones sexuales y los rompimientos afectivos que terminan en situaciones rid√≠culas, pero en el sentido de impedir que el ser humano, que contempla este ¬ďarte¬Ē, pueda recurrir a su propia existencia-experiencia, o pueda verse involucrado en algo similar, y como producto de todo esto surja y brote una risa espont√°nea.

Actualmente sucede todo lo contrario, lo que se llama humor no es m√°s que simples sandeces, condimentadas con elementos tontos que, m√°s que llevar a una evoluci√≥n en cuanto a este g√©nero se refiere, lo trasladan a una involuci√≥n, a un viaje sin sentido en que todo se resuelve de la manera m√°s simple.¬† Posiblemente, esa ¬ďcualidad humana¬Ē llamada ¬ďrisa¬Ē se encuentra en el Olimpo, tan dif√≠cil de asir por la incapacidad de tratar la risa con el respeto que se merece e, infortunadamente, termine sus d√≠as en esa carcajada macabra a la que se est√° acostumbrando el cine actual.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad