La guerra, la justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-06 05:00:00

La guerra, la justicia

Convino¬† las noticias de los peri√≥dicos con la lectura de ¬ďEl diario de un comerciante bumangu√©s¬Ē Bartolom√© Rugeles 1899. Todo es igual y se repite. Octubre 29, domingo. Los liberales llegaron hasta el llano (llano de Don Andr√©s) y fueron sorprendidos. Seguramente les avisaron que la ciudad estaba sola, alg√ļn posta falso. A las 2:00 p.m. supe que mataron a ¬Ö Trino Rangel y sus hijos.
La guerra, la justicia

Aida Mart√≠nez, rescat√≥ este diario maravilloso del Bucaramanga del ¬ďnovechentos¬Ē. Investigadora santandereana que nos quit√≥ tan presto la muerte sin que hubiese podido concluir tantas cosas que ten√≠a en su mente l√ļcida. Esta menci√≥n en el diario, de la muerte de mi t√≠o abuelo Trino Rangel y sus tres hijos en su ataque a la quinta Larsen, en donde se supon√≠a el Gobierno ten√≠a un formidable polvor√≠n y una armer√≠a de fusiles Mausser, contiene una historia de dolor que se repite. Caen all√≠ en una absurda emboscada. Estalla la guerra de los mil d√≠as y numerosos hombres de campo se alistan en los bandos que disputan el poder, pre√Īados de ideales fantasiosos. Creen como mi t√≠o Trino y sus hijos que la guerra ser√≠a corta. Tan corta que regresar√≠an cubiertos de gloria, ascendidos a generales en el mismo campo de batalla, a las resiembras de la ca√Īa, trabajos suspendidos mientras por las ideas se conversaba un rato con la muerte. Mi abuelo Pedro Mar√≠a¬† y hermano de Trino, convino con el Gobernador Pe√Īa Solano la entrega de los cad√°veres y el traslado a Oiba en cortejo f√ļnebre escoltado por los trabajadores de su finca, que los acompa√Īaron fielmente en la aventura.

Nada parece cambiar y no nos damos cuenta. Sigue la violencia. Una Corte politizada, simula hacer justicia solo para unos. En los fallos se nota el rencor ideol√≥gico o la gran frustraci√≥n por lo que quisieron ser y no fueron. El tema paramilitar hubiese sido f√°cil de resolver despoj√°ndose del fanatismo, concedi√©ndoles la categor√≠a de insurgentes. ¬ŅPor qu√© no? Que son monstruos que anegaron de sangre el pa√≠s, dir√°n algunos. S√≠, ¬Ņpero qui√©nes crearon esos monstruos, no fueron acaso los cr√≠menes de las guerrillas que desde hace 50 a√Īos amparados en un manto de insurgencia han horrorizado al pa√≠s? Entonces¬† la CSJ ha creado un clima de desconfianza aumentando la incertidumbre. La causa principal de la violencia es la ausencia de justicia justa.

Gran desconfianza genera un proceso adelantado contra el Procurador Ord√≥√Īez. Ocho Magistrados se declaran impedidos por tener esposas, hijos, concubinas, como funcionarios de esa entidad, vinculados de a√Īos atr√°s, quieren todo el poder adem√°s de sus jugosas prebendas. Ahora bien, la CSJ dio pie ala desistitucionalizaci√≥n con todas esas sospechas. ¬ŅEstaban tramando una conjura contra el Presidente? ¬ŅEs leg√≠timo que el Estado se defienda indagando por medios electr√≥nicos si la Corte trama la desaestabilizaci√≥n con inconfesables y oscuros prop√≥sitos, de pronto financiados con los d√≥lares de nuestro locuaz vecino? Nadie lo sabr√° si no se investiga, el estado debe averiguarlo, es leg√≠timo. Aranguren es el sacrificado de turno.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad